Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

lunes, 7 de abril de 2008

EL AMOR Y LA UNIDAD




El Amor es una profunda necesidad de Unión
con aquello que nos hace falta”



Platón


Eros el más viejo de los Dioses, es la Fuerza que ordena, une y da forma a la Vida. Expresándose en cada plano, según desciende, como una forma especial de Amor, la que ese plano necesita para que la Vida se perpetúe y crezca en él. Desde la propia del plano físico, pasando por la expresión de la psique que mantiene nuestro corazón vivo, abierto y en comunicación con el misterio, la mente que busca unirse a los arquetipos, captarlos y perpetuar propagando la vida Ideal con ellos, hasta la propia del espíritu donde alcanzándole volveríamos a la Unidad del origen.

Nos enseña el divino Platón que dos son las expresiones de Eros, según se dirija al mundo sensible o al mundo inteligible. Volcado hacia el mundo sensible el Eros terrestre busca el goce, el placer de engendrar y apresar en formas la vida. Hacia el mundo celeste, cuando el alma ha despertado al Amor, busca entender, comprender el Misterio. La fuerza de Eros impulsa, a través de la nostalgia, a encontrar el alma que alguna vez fue parte de nosotros mismos. Ese invencible deseo de volver al antiguo estado, de Ser y estar unido, confundido con el Ser amado, de volver a ser un solo Ser con El, es la Fuerza más dulce y terrible que existe en el mundo. Ella nos hace marchar y marchar, buscar y buscar, tener miles de experiencias, pero en todas ellas, el motor es el mismo; el reencuentro con nuestra mitad. Y la necesidad, la que produce las múltiples experiencias en el camino, que irán depurando la expresión del amor en nuestro interior. Más en esa búsqueda, serán el Bien y la Verdad su gran consuelo e inspiración. Mientras escalan la montaña interior que les llevará al encuentro final. Recordando su existencia real, y el inexorable reencuentro en un mágico día....de aquellas que son almas gemelas.

Cada mitad hace esfuerzos por encontrar la otra mitad de la que fue separada. Y de aquí procede el amor que tenemos los unos por los otros. El nos recuerda nuestra naturaleza primitiva y hace esfuerzos para reunir las dos mitades y restablecernos en nuestra antigua perfección. Damos el nombre de amor al deseo y prosecución de este antiguo estado.

La finalidad del Amor es siempre engendrar Belleza, reproducirla
, pues como un enamorado que es de ella, la necesita para vivir, la busca, la encuentra y la perpetúa en actos, sentimientos, ideas, virtudes, creaciones artísticas de toda índole y naturaleza que la retienen y la apresan. El Amor fue, es y será siempre, la Gran Magia, la Fuerza tremenda que Une, mantiene y relaciona todos los planos de la Vida, el Cielo y la Tierra, el espíritu y la materia, los hombres y los dioses, los elementos y las estrellas…


Ante las bellezas de este mundo, el alma recuerda la belleza verdadera que alguna vez contempló. Entonces su alma toma alas y desea volar, pero sintiendo su impotencia sólo puede levantar su mirada al cielo añorando lo perdido. El hombre que tiene el deseo de volverla a conquistar recibe el nombre de “amante”.

Eros es como un imán que busca y atrapa su contraparte. Operando como una fuerza poderosa que atrae las cosas, que une los opuestos, los conjuga, los funde y complementa de forma que donde había dos, sólo resulta uno. Y así, poco a poco, retornaremos todos a la Unidad perdida. Por ello, todo acto de amor es un acto que nos debe llevar a una mayor perfección, a un mayor desarrollo. El amante buscará siempre, lo mejor para el amado, su bien, su perfección. Puesto que la esencia del Amor es la perfección de los amantes, ambos buscarán superarse, vencerse, esforzándose por llegar a Ser, por retornar a esa Unidad perdida.

Al ser la función esencial del Amor llevar a los amantes hacia una mayor perfección. Nada mejor que la mutua entrega de lo mejor de sí mismos, como medio de enriquecimiento y motivo de entusiasmo, inspiración y superación. ¿De quién podemos aprender mejor que del ser que amamos? Aprender uno de otro, es la forma más hermosa y mágica de crecer interiormente. Complementándose, y armonizando así carencias y virtudes. Paso a paso aquellos que eran 2 almas se unirán haciéndose Una para siempre, volviendo a su naturaleza auténtica y real.

Hace unos días escuché en una película: “Si nuestros corazones son Uno, ninguno desfallecerá, ninguno morirá”. Porque la fuerza que otorga la unión de 2 almas en Una, en quienes lo logran, gracias al Amor auténtico y verdadero, les hace alcanzar en vida la inmortalidad. En otra película de moda decían: “Todos los pasos que di, los fui dando para acercarme a ti”. Hermoso y heroico, en verdad es, el esfuerzo que realiza el amante por acercarse al ser amado, a quien de alguna manera, adora como un dios, como el Ideal a alcanzar para su alma gemela. Puesto que cada una tiene aquello que le falta a su contraparte.

Reproduciendo el misterio de la unidad del universo que siendo Uno, se manifiesta como materia y espíritu. En Egipto lo expresaban con gran belleza cuando afirmaban que: “Hathor, es el templo o la morada de Horus, el espacio sagrado, la matriz celeste que contiene a Horus”. Ella lo contiene a El y El le da Vida a Ella, que se manifiesta como Belleza, Amor, Felicidad, Magia, Evolución, que expresan esa sagrada unión. Cuando El se aleja de Ella, entonces la materia se oscurece y manifiesta su ausencia como dolor, enfermedad, violencia, injusticia, ignorancia con todas sus secuelas.

Es el Amor, el gran imán, la gran fuerza de atracción que une los pares de opuestos, los ensambla y complementa en una maravillosa y magnífica expresión de Vida y Armonía, como la que vibra en todo el Universo, en el seno de la Gran Madre, por siempre unida y fundida con la Luz divina.

En las enseñanzas del divino Platón, encontramos maravillosas perlas como éstas: “Todas las impiedades nacen de que buscamos y honramos en nuestras acciones, no el mejor amor, sino el peor. El Amor es poderoso y su poder es universal, pero cuando se consagra al Bien y se ajusta a la Justicia y a la templanza, es cuando manifiesta todo su Poder y nos procura una felicidad perfecta”

La Belleza, la Bondad, la Justicia, la Verdad son Fuerzas que nos ayudan a escalar la cima, a fortalecernos en el combate, a vencernos a nosotros mismos, a disipar las debilidades, a encontrar el camino de Retorno a la anhelada y por siempre buscada Unidad.



Mª D. Villegas (Nefertum)-Madrid 2008
fragmento de LA ODISEA DEL ALMA

No hay comentarios: