Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

viernes, 23 de mayo de 2008

LA ODISEA ejemplo de iniciación neptuniana




En la Odisea tenemos un magnífico relato de esta experiencia neptuniana, vivida en este caso por un héroe, “el primer hombre que usó la cabeza”. Vemos como en su proceso evolutivo, antes de regresar a Itaca, después de ganada la guerra de Troya, vive múltiples experiencias (Iniciación: pruebas) en el reino de Poseidón: en el Mar (la psique). Y encontramos en una magnífica película que hicieron inspirada en este relato, frases como éstas, que nos dan la clave. “Vives para hacer este viaje, porque este viaje en que consiste tu vida, te acercará a la Sabiduría”.

Ulises reconoce que “se ha perdido y que tuvo Itaca a su vista, pero la perdió por la furia de los terribles vientos”: (emociones, pasiones). Cuando pregunta a Poseidón porque les somete a tantas pruebas, peligros y desgracias. Neptuno le contesta: “Quiero que comprendas que sin los Dioses el hombre no es nada”. Y es que Ulises estaba muy seguro de su inteligencia, astucia y estrategia, pero esto no era únicamente lo que necesitaba conseguir el héroe, sino algo más, un gran corazón sensible, compasivo, profundo y humilde. Todo comenzó cuando oímos a Ulises decir a Poseidón: “No os necesito”. Ese fue su gran error, por eso le contesta Poseidón: “Por tu arrogancia, pagarás esto, sufrirás y vagarás”. Toda la odisea es un proceso de purificación y sublimación de las energías de la psique. Un vidente le dice lo siguiente: “para volver a tu Casa, primero tienes que bajar al reino de los muertos para encontrar el camino”. Sí, tiene que bajar a lo más profundo de su alma, para conociéndose y purificándose con el dolor, activar potencias latentes y encontrar su centro...Itaca.

Es en el momento de partir de Itaca, cuando dirigiéndose a su madre le dice: “si no vuelvo déjame morir dentro tuyo”. La Madre como símbolo del útero cósmico, de las aguas primordiales, representa el lugar de la muerte de un período de vida, una crisis que llevará a una purificación y renacimiento a una vida mejor.

Cuando el hombre cae en la soberbia de creer que solo con su inteligencia lo podrá resolver todo, cuando se cree un dios por ello, vienen las experiencias de Neptuno a enseñarle a unir mente y corazón. A mostrarle que ante las fuerzas de la naturaleza, (las fuerzas superiores del destino), él es simplemente un hombre y que sin los dioses, sin establecer con ellos humilde y amorosamente un fuerte lazo de unión, no hay progreso real posible. Será a través del dolor, de la pérdida de lo más querido, de las dificultades en conseguirlo, como se despertará ese Corazón generoso, valiente, humilde y compasivo, que está simbolizado en Neptuno.

En este "viaje" por el  mar de la Vida, el alma se ve rodeada de todo tipo de ilusiones, opciones, caminos, pruebas y tiene que elegir cómo actuará. Ulises vence utilizando su discernimiento. Después de muchos sufrimientos ya cerca de Itaca...confiesa, "comprendí que yo no era más que un hombre en el mundo, ni más ni menos". 

A través de tanto dolor, ha conquistado un corazón humilde y compasivo, el sentimiento de Unidad. Sus victorias interiores...le han concedido regresar a Itaca, junto a su amada (su Alma) Penélope.

D. Villegas-Nefertum -Madrid
Fragmento de LA ODISEA DEL ALMA

No hay comentarios: