Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

jueves, 25 de abril de 2013

El Solitario Vigilante...



 
 
El “Ser” al cual se acaba de hacer referencia, y que tiene que permanecer innominado, es el Árbol del cual, en épocas subsiguientes, se han ramificado todos los grandes Sabios y Hierofantes históricamente conocidos, tales como el Rishi Kapila, Hermes, Enoch, Orfeo, etc. etc. Como hombre objetivo, él es el misterioso (para el profano, el siempre invisible, y sin embargo siempre presente). Personaje acerca del cual abundan las leyendas en Oriente, en especial entre los ocultistas y los estudiantes de la Ciencia Sagrada. Él es quien cambia de forma, y sin embargo, permanece siempre el mismo. Y él, es, además, el que posee la autoridad espiritual sobre todos los Adeptos iniciados que en el mundo entero existen. Él es, como se ha dicho, el “Sin Nombre” que tantos nombres posee, y cuyo nombre y naturaleza son sin embargo desconocidos. Él es el “Iniciador”, llamado la “GRAN VÍCTIMA”. Porque, sentado en los Umbrales de la LUZ, la contempla desde el círculo de Tinieblas que no quiere cruzar; ni abandonará su puesto hasta el Día postrero de este Ciclo de Vida. ¿Por qué permanece el Solitario Vigilante en el puesto por él escogido? ¿Por qué permanece sentado junto a la Fuente de la Sabiduría Primordial, en la cual no bebe ya, puesto que nada tiene ya que aprender que no sepa, ni en esta tierra ni en sus Cielos? Porque los solitarios Peregrinos cuyos pies sangran de vuelta a su Hogar, jamás se hallan seguros, hasta el último momento, de no perder su camino en este desierto sin límites de la ilusión y de la materia, llamado la Vida terrena. Porque quiere gustoso mostrar el camino hacia aquella región de libertad y de luz, de la cual es desterrado voluntario, a todos los prisioneros que han logrado libertarse de los lazos de la carne y de la ilusión. Porque, en una palabra, él se ha sacrificado por la humanidad aunque tan sólo unos pocos elegidos podrán aprovecharse del GRAN SACRIFICIO.
 


Bajo la dirección silenciosa y directa de este MAHA-GURU, todos los demás Maestros e Instructores menos divinos de la humanidad, se convirtieron, desde el despertar primero de la conciencia humana, en los guías de la humanidad primitiva. Gracias a estos “Hijos de Dios”, aquella humanidad infantil obtuvo sus primeras nociones de todas las artes y ciencias, lo mismo que las del conocimiento espiritual; y Ellos fueron quienes colocaron las primeras piedras de los cimientos de aquellas civilizaciones que tan cruelmente confunden a nuestras generaciones modernas de escritores y de eruditos."
 
 
fragmento de DOCTRINA SECRETA -Volumen I- de Helena P. Blavatsky
 
 

miércoles, 24 de abril de 2013

Sobre EL DEVACHÁN o Cielo...



 
"El estado devachánico no es un estado de omnisciencia, sino una continuación trascendente de la vida personal que acaba de concluir. Es el descanso del alma después de las penas de la vida.  El devachán es tan solo una continuación idealizada y subjetiva de la vida terrestre.
 
Pero existen leyes para los que ven, y leyes para aquellos que prefieren permanecer ciegos.
Habiendo negado con persistencia, durante la vida, la continuación de la existencia después de la muerte, no podrá verla; porque habiendo sido reprimidas sus facultades espirituales durante la vida, no pueden desarrollarse después de la muerte, y permanecerá ciego."

fragmento de "La Clave de la Teosofía
HELENA P. BLAVATSKY

viernes, 5 de abril de 2013

LA VENTANA...


Es una simple ventana, pero qué hermosa resulta cuando al atardecer la luz la baña con su sello y devuelve como reflejo ese color celeste, ese azul sereno lleno de paz y quietud que le dan sus ropajes. Gracias a ella el atardecer, para mí, que la contemplo desde mi rincón de trabajo como único paisaje, está lleno de belleza y serenidad cada día.

Su sencillez, su eficacia, su utilidad, su servicio callado, continuado, constante, siempre a nuestra disposición, lleno de amor, nos protege de la intemperie, dejando a través de sus cristales pasar hasta nosotros la luz. No puedo por menos que mirarla con cariño y agradecimiento; es hermoso su gesto, su vida útil, su servicio silencioso, callado, humilde, y a la vez majestuoso, grandioso en su sencillez amorosa y mágica.

Recuerdo al contemplarla, ensimismada en la penumbra, gozando de su cálido y puro azul, a esos seres que en nuestra vida han sido ventanas, inmensas ventanas, sencillas ventanas, que han dejado pasar a través de sus limpios cristales hasta nosotros la Luz, que nos han permitido contemplar paisajes, horizontes desconocidos, que han llenado nuestro corazón de Belleza y alegría, y que han despertado el ansia de volar a nuestra pequeña ave prisionera...

¡Cuán alto y cuán lejos nos atrevimos a volar gracias a aquellas “ventanas”, que por su transparencia nos hicieron vibrar ante la esencia derramada sobre el Mundo, cristalizada en colores, perfumes y formas múltiples que hablaban y dialogaban con nuestra Alma! Quizás porque nuestra propia alma es sólo un poco de Luz atrapada en la oscuridad, ama tanto el servicio callado y silencioso, pero lleno de generosidad, de esas grandes ventanas humanas que nos acercan al Horizonte que nos llama… más allá.



Mª D. Villegas (Nefertum)
fragmento de mi libro: LA ODISEA DEL ALMA
Propiedad Intelectual
1991-Gijón