Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

domingo, 22 de febrero de 2015

Las 7 Reglas de Paracelso



Lo primero es mejorar la salud. Para ello hay que respirar con la mayor frecuencia posible, honda y rítmica, llenando bien los pulmones, al aire libre o asomado a una ventana. Beber diariamente en pequeños sorbos, dos litros de agua, comer muchas frutas, masticar los alimentos del modo más perfecto posible, evitar el alcohol, el tabaco y las medicinas, a menos que estuvieras por alguna causa grave sometido a un tratamiento. Bañarte diariamente, es un habito que debes a tu propia dignidad.

Desterrar absolutamente de tu ánimo, por más motivos que existan, toda idea de pesimismo, rencor, odio, tedio, tristeza, venganza y pobreza. Evita tratar a personas maldicientes, viciosas, ruines, murmuradoras, indolentes, chismosas, vanidosas o vulgares e inferiores por natural bajeza de entendimiento o por tópicos sensualistas que forman la base de sus discursos u ocupaciones. La observancia de esta regla es de importancia decisiva: se trata de cambiar la espiritual contextura de tu alma. Es el único medio de cambiar tu destino, pues este depende de nuestros actos y pensamientos. El azar no existe.

Haz todo el bien posible. Auxilia al necesitado siempre que puedas, pero jamás tengas debilidades por ninguna persona. Debes cuidar tus propias energías y huir de todo sentimentalismo.

Hay que olvidar toda ofensa, más aun: esfuérzate por pensar bien del mayor enemigo. Tu alma es un templo que no debe ser jamás profanado por el odio. Todos los grandes seres se han dejado guiar por esa suave voz interior, pero no te hablara así de pronto, tienes que prepararte por un tiempo; destruir las superpuestas capas de viejos hábitos, pensamientos y errores que pesan sobre tu espíritu, que es divino y perfecto en si, pero impotente por lo imperfecto del vehículo que le ofreces hoy para manifestarse, la carne flaca.

Debes recogerte todos los días en donde nadie pueda turbarte, siquiera por media hora, sentarte lo más cómodamente posible con los ojos medio entornados y no pensar en nada. Esto fortifica enérgicamente el cerebro y el Espíritu y te pondrá en contacto con las buenas influencias. En este estado de recogimiento y silencio, suelen ocurrírsenos a veces luminosas ideas, susceptibles de cambiar toda una existencia. Con el tiempo todos los problemas que se presentan serán resueltos victoriosamente por una voz interior que te guiara en tales instantes de silencio, a solas con tu conciencia. Ese es el daimon de que habla Sócrates.
Debes guardar absoluto silencio de todos tus asuntos personales. Abstenerse, como si hubieras hecho juramento solemne, de referir a los demás, aun de tus más íntimos todo cuanto pienses, oigas, sepas, aprendas, sospeches o descubras. por un largo tiempo al menos debes ser como casa tapiada o jardín sellado. Es regla de suma importancia.

Jamás temas a los hombres ni te inspire sobresalto el DIA de mañana. Ten tu alma fuerte y limpia y todo te saldrá bien. Jamás te creas solo ni débil, porque hay detrás de ti ejércitos poderosos, que no concibes ni en sueños. Si elevas tu espíritu no habrá mal que pueda tocarte. El único enemigo a quien debes temer es a ti mismo. El miedo y desconfianza en el futuro son madres funestas de todos los fracasos, atraen las malas influencias y con ellas el desastre. Si estudias atentamente a las personas de buena suerte, veras que intuitivamente, observan gran parte de las reglas que anteceden. Muchas de las que allegan gran riqueza, muy cierto es que no son del todo buenas personas, en el sentido recto, pero poseen muchas virtudes que arriba se mencionan. Por otra parte, la riqueza no es sinónimo de dicha; Puede ser uno de los factores que a ella conduce, por el poder que nos da para ejercer grandes y nobles obras; pero la dicha más duradera solo se consigue por otros caminos; allí donde nunca impera el antiguo Satán de la leyenda, cuyo verdadero nombre es el egoísmo. Jamás te quejes de nada, domina tus sentidos; huye tanto de la humildad como de la vanidad. La humildad te sustraerá fuerzas y la vanidad es tan nociva, que es como si dijéramos: pecado mortal contra el Espíritu Santo.



PARACELSO

jueves, 19 de febrero de 2015

DOCTRINA DEL OJO, DOCTRINA DEL CORAZÓN (exoterismo-esoterismo)


Sólo Âlaya, raíz y base de todo, invisible e incomprensible a la visión e intelecto humano, tiene eterna y absoluta existencia y puede tener, por lo tanto, absoluto conocimiento; pues aun los iniciados están expuestos en su cuerpo nirmânakâya (21) al ocasional error de tomar por verdadero lo falso en sus exploraciones del mundo “sin causa”. Únicamente es infalible el bodhisattva dharmakâya en estado real de samâdhi. Âlaya, o Nying-po, es raíz y fundamento de todas las cosas, pero ni la vista ni la inteligencia humana pueden percibirlo ni comprenderlo, y en consecuencia sólo refleja su reflejo y no se refleja a sí mismo. Así, este reflejo podrá rielar en la desapasionada mente del dharmakâya como la luna en un agua tranquila y pura; pero lo perturbarán las mudables imágenes percibidas por una mente propensa a la perturbación.




            En resumen, esta doctrina es la del Râja Yoga en su práctica de las dos clases del estado samâdhi; uno de los “senderos” conduce a la esfera de bienaventuranza (Sukhâvati o Devachan), en donde el hombre goza de perfecta y pura felicidad, aunque todavía relacionada con la existencia personal; y otro sendero conduce a la completa emancipación de los mundos de la ilusión, del yo y de la irrealidad. El primer sendero está abierto a todos y se alcanza sencillamente por merecimientos; el segundo, cien veces más rápido, se alcanza por medio del conocimiento (la iniciación). Por consiguiente, los partidarios de la escuela Prasanga se aproximan mucho más al Buddhismo Esotérico que los Yogâchâryas; pues sus conceptos son análogos a los de las más secretas escuelas, y en el Yamyanghapada y otras obras publicadas, tan sólo repercute el eco de estas doctrinas. Por ejemplo, en algunas obras exotéricas se expone la irrealidad de dos de las tres divisiones del tiempo, diciendo: 1º  Que no hay pasado ni futuro, pues estas dos formas del tiempo son correlativas del presente; 2º  Que nadie sino quien hay obtenido el cuerpo dharmakâya, puede percibir y sentir la realidad de las cosas. De aquí otra dificultad puesto que este cuerpo “sin residuos” conduce al iniciado a la plenitud del paranirvâna (si admitiéramos literalmente la explicación exotérica), en donde no puede sentir ni percibir. Pero evidentemente nuestros orientalistas no advierten las lagunas en tales incongruencias, y especulan a su antojo sin más detenimiento ni reflexión
No es posible comprender sin clave los sistemas hinduísta y buddhista, ni el estudio comparado de las religiones constituirá una "ciencia" hasta que los símbolos de cada religión descubran sus últimos secretos.


Los buddhistas del Sur no tienen siquiera idea de la existencia de una doctrina esotérica (semejante a perla en la concha de cada religión), al paso que chinos y tibetanos conservan numerosas señales de ella. Aunque degenerada y corrompida, la doctrina públicamente expuesta por Gautama, se guarda incólume en los monasterios chinos, a donde no puede llegar la curiosidad de los viajeros. Y aunque por tiempo de casi dos mil años, los “reformadores” hayan adulterado algún tanto el original con especulaciones de su invención, todavía alienta la verdad aun entre las masas. Pero tan sólo en las lejanías transhimaláyicas, vagamente llamadas Tíbet, en los más inaccesibles parajes del desierto y de la montaña, se conserva hoy día, en toda su prístina pureza, la esotérica “Buena Ley, el “Sello del Corazón”.

 “Doctrina del Ojo” significa dogma, letra muerta y ritualismo eclesiástico, a propósito para quienes se satisfacen con fórmulas exotéricas. La “Doctrina del Corazón” o “Sello del Corazón” (Sin Yin) es la única verdaderamente real.

 No será demasiado afirmar que aun hoy sigue siendo “inaccesible” la genuina literatura esotérica




fragmentos de DOCTRINA SECRETA
H. P. Blavatsky


exotérico: lo externo

esotérico: lo interno

miércoles, 18 de febrero de 2015

EL MORADOR DEL UMBRAL




El “Morador del Umbral” existe en dos casos: 1º  Cuando el Triángulo* se separa del Cuaternario**; 2º  Cuando los deseos y pasiones Kámicos son tan intensos, que el Kâma Rûpa perdura en el Kâma Loka más allá del período Devachánico del Ego, y sobrevive así a la reencarnación de la Entidad Devachánica (si ésta reencarna antes de pasados dos o tres siglos). El “Morador” se dirige, por atractiva afinidad, hacia el reencarnado Ego a quien perteneciera en otra vida; pero como es incapaz de reintegrarse a él, se aferra al kama de la nueva personalidad y se convierte así en el “Morador del Umbral”, (semejante a un monstruo de Frankestein) vigorizando el elemento Kâmico y prestándole así una fuerza peligrosa. Algunos enloquecen por esta causa.




Doctrina Secreta-fragmento
H.P.Blavatsky

* Tríada o Yo superior
**Personalidad

martes, 17 de febrero de 2015

Frases de GIORDANO BRUNO - In Memoriam



No importa cuán oscura sea la noche, 
espero el alba, y aquéllos que viven en el día esperan la noche. 
Por tanto, regocíjate, y mantente íntegro, si puedes, 
y devuelve amor por amor.

En cada hombre, en cada individuo, 
se contempla un mundo, un universo.


El tiempo todo lo da y todo lo quita; 
todo cambia pero nada perece.

Entonces tiene lugar la expulsión de la bestia triunfante, 
es decir, de los vicios que predominan 
y suelen conculcar la parte divina; 
se purifica el ánimo de errores y se le adorna con virtudes, 
por amor de la belleza que se ve en la bondad y justicia natural, 
por deseo del placer que deriva de los frutos de ésta 
y por odio y temor a la fealdad y displacer contrarios.



Conoce bien que en la sustancia incorpórea eterna nada se cambia, 
se forma o se deforma, 
sino que permanece siempre ella misma, 
sin que pueda ser sujeto de disolución.


Ciego quien no ve el sol, necio quien no lo conoce, 
ingrato quien no le da las gracias, 
si tanta es la luz, tanto el bien, tanto el beneficio, 
con que resplandece, con que sobresale, con que nos favorece, 
maestro de los sentidos, padre de las sustancias autor de la vida.
++

de ahí que todo lo que es Dios está en todas las cosas... 
Piensa por ende, en el sol sobre el azafrán, 
en el narciso, en el heliotropo, en el gallo, en el león.”  


ya que de otra manera no serías fortaleza, 
sino estupidez, furia, audacia” 

++

pero la ejecución debe ser alada, veloz y rápida.” 



¿Por qué lo buscáis tan lejos, 
escondido, si en vosotros mismos halláis el paraíso?"

sábado, 14 de febrero de 2015

AMANECER 14 FEBRERO 2015


 ¿Quién que Es, no es romántico?
Aquel que no sienta ni amor ni dolor,
aquel que no sepa de beso y de cántico,
Yo no, Yo persisto. Pretéritas normas
confirman mi anhelo, mi ser, mi existir
¡Yo soy el amante de ensueños y formas
que viene de lejos y va al porvenir!
Ruben Darío


"Cuando lloro con todos los que lloran;
cuando ayudo a los tristes con su cruz;
cuando parto mi pan con los que imploran,
eres tú quien me inspira, sólo tú
Amado Nervo

 "Dios en conciencia, caes sobre el mundo,
como un beso completo de una cara entera,
en plano contentar de todos los deseos."

Juan Ramón Jimenez

Tu pupila es azul y si en su fondo
como un punto de luz radia una idea,
me parece en el cielo de la tarde
¡Una perdida estrella!
Becquer

Y el sol rompiendo las brumas
lentamente se elevaba,
y encendía ondas y nubes
con su reguero de llamas.
Ruben Darío

domingo, 8 de febrero de 2015

Amanecer 8 febrero 2015


 ¡Oh Dios Ani! (Sol, espiritual), 
Tú resides en la aglomeración  
de tus divinas personificaciones.

Papyrus Orbiney 


"Los antiguos creían que toda manifestación 
procede de la misma y única Fuente, 
que todo emana de idéntico  Principio

D.S. -H.P. Blavatsky


Virtud! :ideal, progreso,
eco de celeste voz
reflejo que quedó impreso
del primer ardiente beso
que dio al espíritu Dios...

 Ruben Darío

Yo no soy más que un gran devenir,
ni un instante mi transmutación 
ha cesado. Cambiar es vivir
Vivo sólo por transformación

Más allá del placer y el dolor,
es mi espíritu el espectador
del gran drama ...soñado o real"

Amado Nervo