Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

miércoles, 23 de septiembre de 2015

EL SOL como divinidad



"Los antiguos heliólatras identificaban el supremo Espíritu con la naturaleza y veneraban al Sol como divinidad. "en quien reside el Señor de la vida". Según la teoría induista, Gama es el sol, la fuente de las almas y de toda vida. También la divinidad inda Agni, el fuego divino, está identificado con el sol; Ormazd es la luz, el dios-sol, donador de vida. Según la filosofía induista, las almas emanan del alma del mundo y a su origen vuelven como las chispas al fuego; y otro pasaje dice que el sol es el alma de todas las cosas, que todo salió del sol y al sol ha de volver, de lo cual se infiere que el sol físico es símbolo del invisible sol central y espiritual, es decir, de Dios cuya primera manifestación es Sephira, la Luz emanada de En-soph.

Dice el profeta Ezequiel: "Y miré y he aquí que venía del Aquilón un viento de torbellino y una grande nube envuelta en fuego y en su torno un resplandor y de en medio de él, esto es, de en medio del fuego, como apariencia de electro"

Y dice Daniel: " sentóse el Anciano de días...en su trono de llamas de fuego con ruedas de fuego encendido... Un impestuoso rio de fuego salía de su faz"

Los antiguos heliólatras consideraban al sol visible como emblema del invisible y metafísico sol espiritual...

El Rig Veda dice: "Su radiación es perpetua. Los intensamente BRILLANTES, CONTINUOS, INEXTINGUIBLES Y OMNIPENETRANTES RAYOS DE AGNI NO CESAN DE IRRADIAR DE DÍA Y DE NOCHE". Esto se refiere sin duda alguna al sol central y espiritual, al eterno e infinito donador de vida cuyos rayos son omnipenetrantes y continuos. El sol espiritual es el centro (que está en todas partes) de la circunferencia (que no está en ninguna); es el fuego etéreo y espiritual; el alma y espíritu del omnipenetrante y misterioso éter..."





Fragmentos de ISIS SIN VELO
HELENA P. BLAVATSKY