Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

viernes, 12 de febrero de 2016

Entre el Pasado y el Presente




"El Pasado ayudará a demostrar el Presente, 
y este último servirá para apreciar mejor el Pasado " 
La imagen puede contener: cielo, exterior y agua

"Los huracanes pueden "arrebatar las arenas cubrir las llanuras enteras"; 
pero son impotentes para destruir lo que está fuera de su alcance."

La imagen puede contener: cielo y exterior


"Los ocultistas afirman que estos libros sagrados existen, 
a cubierto de la expoliación de manos occidentales, 
para reaparecer en una época más ilustrada...


H.P.Blavatsky 
D.S. 

miércoles, 10 de febrero de 2016

ESTRUCTURA DE LA TIERRA SEGÚN ENSEÑANZAS ESOTÉRICAS


La imagen puede contener: exterior

Corrían los años finales de la década de los 80 del siglo XIX, y H.P. Blavatsky decidió comunicar a sus discípulos más directos ciertas enseñanzas y tradiciones recogidas en sus viajes, especialmente por India, Budan, Nepal, Tibet y China Himaláyica. Para ello, tanto en Adyar como principalmente en Londres, aportó oralmente muchos elementos que no figuran en su gran obra, de varios tomos, La Doctrina Secreta. Obra inacabada, como su Glosario Teosófico.

Hoy, a través de esta revista, sale por primera vez a la luz pública una de estas enseñanzas. Por razones de espacio y de mejor comprensión de los actuales lectores, hemos omitido voluntariamente muchas de sus partes. 

Deseamos que los amables lectores tengan a bien tomarlo como una hipótesis más sobre la estructura global de nuestro planeta. No podemos ofrecer una bibliografía, de la cual es tan gustoso el estudiante actual aunque sea insegura o repetitiva. Tampoco queremos que se tome como un «dogma de fe», pues no responde a ninguna Fe, que si es cierta o no, obviamente no nos corresponde señalarlo.

Desde la más remota antigüedad, los Sabios conocieron la forma general de la Tierra y, según cuándo y dónde, su naturaleza estructural. Todos la consideraron como un Ser vivo, balanceado por ecosistemas vitales y capaz de enfermar y recobrar la salud por sus propios mecanismos programados por su Creador. Este Ser Vivo o Macrobios como lo llamaba el neoplatónico Marción era a la vez una célula en el tejido que conformaba sistemas y órganos cósmicos de miríadas de mundos, visibles e invisibles. Por poseer este último conocimiento y publicarlo, Giordano Bruno fue quemado vivo a instancias de la Inquisición, el 17 de febrero de 1600, en Roma.

El que la Tierra sea un Ser Vivo, como nosotros, no significa que su cuerpo sea y se comporte igual que el nuestro. También un coral, un pino o una gaviota son seres vivos y no se comportan, formalmente, como el hombre. No hay que confundir la Vida Una con sus transitorios envases. El Gran Aguador escancia su Agua Celeste en diferentes recipientes, de barro o de cristal. Si éstos, al usarse, se rompen y se derrama el Agua, no hacen que el Agua desaparezca, sino que, tras su ciclo de evaporación y condensación, vendrá otra vez a la manifestación concreta y llenará nuevos contenedores... los que a su vez tienen una vida limitada que será igual, aunque no idéntica, a la de sus predecesores.



Según las antiguas enseñanzas, la Tierra es más joven que la Luna. La Tierra se fue plasmando y condensando a medida que la Luna se convertía en un cadáver espacial donde la vida perdura en su propia desintegración, hasta su extinción por involución. En la Tierra, la vida se va expresando cada vez con más riqueza, pues está en evolución. Ese proceso, en líneas generales, ha cesado en el presente, y su ciclo actual, basado en la mecánica estructural del Carbono, empieza a marchar hacia su fin, si bien ello no ocurrirá hasta dentro de cientos de millones de años.

Desgraciadamente, los factores contaminantes, provocados especialmente por la superpoblación humana y la extinción de cientos de especies de los reinos vegetal y animal, pueden acelerar el proceso de degradación, y forzar al Planeta a tomar medidas que le salven de esta "enfermedad" en que se ha convertido el Hombre.

La estructura anatómica de la Tierra, según las antiguas enseñanzas, está basada en los esquemas del Triple Logos, como lo llamó Platón. El Logos es la forma en que los humanos podemos entender al Dios que nos rige. Nuestra mente es dual, tiene un programa binario y sólo puede entender lo dual y su producto. Especialmente su producto, el tres, que en lo geométrico se expresa como el triángulo. La única figura cerrada que podemos pensar de manera dual es el círculo, relacionando la circunferencia y el punto central. El punto central no tiene dimensión; la circunferencia no tiene principio ni fin en sí. Sólo el triángulo, lo trino o trinidad, facultad dialéctica de lo trino, nos es comprensible e inteligible normalmente.

La estructura interna de la Tierra puede expresarse pedagógicamente bajo este aspecto. Y así fue enseñado:

 1) Un núcleo metálico en el que predomina el hierro, pero con una estructura íntima más densa que el hierro superficial que todos conocemos. Un hierro de mucho mayor peso y una enorme capacidad magnética; sus átomos están "comprimidos" sobre sí mismos, es más sólido y, por lo tanto, tiene un grado de dureza de tipo cristalino. En la vieja terminología de Oriente, se le llamó el "Huevo de Hierro" porque su forma general no es totalmente esférica. Su tamaño es, apróximadamente, de una cuarta parte del esferoide de la Tierra. Es altamente radiactivo, aunque este término moderno no concuerde exactamente con su naturaleza real, pues por "radiactivo" entendemos hoy una amplia gama de "atractores" que, por serlo, emiten energía.

 2) Los rodea una masa equivalente a dos tercios del tamaño del Planeta. La estructura de esta masa es muy compleja, con arborizaciones en forma radial, metálicas, por lo que los antiguos la llamaron zona de "Los Arboles Grises" que, como tales, tendrían sus raíces en contacto con el núcleo y se irían expandiendo hacia la superficie.

 3) La corteza, con un espesor apróximado de un cuarto del tamaño global del Planeta. En ella ocurren fenómenos potentísimos de calor y electricidad y es como un escudo envolvente, protector, fértil, muy capacitado para absorber y trasmutar los rayos cósmicos que la penetran, algunos muy profundamente. Su superficie fue comparada por los Sabios de Egipto con la piel de un cocodrilo, pues tiene placas que le otorgan flexibilidad; son los hoy llamados "Escudos Continentales".

En lo etérico, la Tierra se consideraba como un gran imán. Las corrientes van de polo a polo, como curvas, desde el polo Norte magnético hasta el polo Sur magnético, cual una fuente que bañase la superfice de la Tierra; por el Sur se internan, y envolviendo el Huevo Negro, llegan otra vez al Norte.

Se cita además un aura de la Tierra que abarca, desde su superficie, una distancia equivalente a unos tres radios terrestres. También se menciona un grueso anillo etérico-magnético que oscila ligeramente sobre la perpendicular del eje magnético, y que los últimos lniciados de Roma llamaron "EI Cinturón de Venus", el lugar donde habitan, dormidas, las almas próximas a encarnar. Desde allí, y esto lo recoge claramente Platón, sus inconscientes deseos de volver a tener un cuerpo de carne, empujan formas mentales que son el fundamento del sexo, el deseo de procrear. Por eso la Escuela de Platón sostenía que el amor es generado por los muertos, afirmación muchas veces mal interpretada. Según el karma o el Destino, las almas van a habitar los fetos de unas u otras familias, en uno u otro lugar de la Tierra.

La ciencia actual (y más, la futura inmediata) ya está constatando algunos de estos aciertos, por lo que, de manera formal, dejan de ser"secretos" a criterio del autor de estos renglones.

Es de esperar que cuanto más conozcamos sobre nuestro bello Planeta y las criaturas que lo poblamos, se acentúe la tendencia hacia un respeto saludable por su naturaleza que nos permita proseguir nuestra vida en la Tierra, según lo planeado, y sin traumas siempre dolorosos.



Sin embargo, es triste comprobar que los hombres, o mejor, los ineptos políticos y religiosos que los rigen, se precipitan en concepciones medioevales, alimentadas por fanatismos, racismos, venganzas cíclicas e interminables. Es fundamental no seguirles el juego y trabajar para un Mundo nuevo y mejor.


La imagen puede contener: nubes, cielo, exterior y naturaleza



Jorge Angel Livraga Rizzi

jueves, 4 de febrero de 2016

ALQUIMIA EMOCIONAL


HABITOS MENTALES NEGATIVOS

La exploración interior abre el camino para vivir la vida  con más autenticidad, en lugar de cómo la presentan las lentes distorsionadas de nuestro hábito emocional.

ABANDONO

“Cuando las personas hacen algo que indica el menor signo de abandono, experimento la inmediata sensación de ser herida, y mucha tristeza.  A veces me descubro a mí misma deseando abandonar la relación, aunque no haya nada realmente malo en ella”

El temor progresivo a que “la gente vaya a dejarme sola” se encuentra en el núcleo del abandono.  El patrón puede tener sus raíces en experiencias infantiles reales de abandono; por ejemplo, un padre que muere, o un divorcio.

Pero no es necesario que el abandono haya sido real; uno simbólico, un padre poco fiable, inestable, emocionalmente distante, puede tener su impacto emocional. O que no puede contar con que uno de sus padres esté “ahí”.

A las personas que tienen este esquema, la perspectiva de quedarse solas les suscita una profunda tristeza y un sentimiento de aislamiento; el temor resultante y el pánico son emociones propias del patrón de abandono.

La respuesta automática al miedo a ser abandonado, es aferrarse más, esta urgencia es natural en la infancia. Insistir en la persecución de una vida de cariño, o buscar constantemente la seguridad de que alguien va a estar, o ser dependiente, ofrece un antídoto imaginado al temido abandono. Tal hábito se forma muy temprano; de manera típica, esa costumbre comienza como una adaptación positiva, una manera para calmar sus temores mediante la búsqueda de una consoladora seguridad de permanencia.

Pero ese aferrarse a los demás estará fuera de lugar cuando, ya siendo adulto, el mismo temor salga a la superficie una y otra vez en sus relaciones más íntimas. La estrategia de sobrecompensación al abandono puede conducir a un “apego angustioso”, en el que la persona precise constante seguridad de que la relación es estable y firme. Pero la búsqueda de seguridad constante a veces puede conducir a que se cumpla el pronóstico temido, ahuyentando a la pareja.

Una mujer con el esquema de abandono puede convertir una relación en un motivo de preocupación, por su temor a que, si agita mínimamente las aguas, su amante la abandonará por otra persona. Una estrategia elusiva puede llevarla a comprometerse en una mala relación, evadiendo el temor a que la dejen si agita las aguas. De manera alternativa, puede adaptarse escapándose de la relación antes de que su compañero la abandone, lo cual es otro modo de eludir el abandono temido.

Para escapar a los sentimientos nacidos de la soledad, la persona con el esquema de abandono puede estar explorando continuamente en busca de la próxima persona a la cual aferrarse, tratando siempre de protegerse del miedo a quedarse sola. Esa desesperación la conduce a ser demasiado exigente demasiado pronto en sus relaciones románticas, buscando frenéticamente pasar cada momento con el hombre o irse a vivir con él antes de que esté listo para tal compromiso. Al mismo tiempo, se vuelve hipersensible a cualquier signo de que él esté por abandonarla y está siempre dispuesta a acusarlo de que él tiene otro interés amoroso.

Este esquema hace que vea signos de que va a ser abandonada, distorsionándolos para que signifiquen que la relación se acabará. Uno de estos signos es sentirse exageradamente molesta aun por una breve separación. Dispara el temor a que el amado nunca vuelva; un temor original tan fuerte como el de una niña pequeña.

Los sentimientos que una separación temporal –o la pérdida real de una relación íntima- dispara en alguien con el esquema de abandono son mucho más fuertes de los que sentiría otra gente. La posibilidad misma de tal abandono puede disparar un pánico tan agudo como los miedos de una criatura cuando pierde a sus padres. (aunque sea en un parque)

Ayudará el advertir que se puede estar solo y contento, en lugar de sentirse aislado y desesperado. Esta verificación vendrá en la medida que usted desafíe los pensamientos que alimentan sus temores de abandono: aquéllos con temor al abandono necesitan saber que podrán arreglárselas bien estando solos; que cuentan con los recursos interiores para satisfacer sus necesidades y que, por lo tanto, no quedarán indefensos si alguien los abandona.

Estar especialmente atento a los sentimientos que despierta ese abandono simbólico,- la hipersensibilidad a la separación o a ser dejado, el aferrarse desesperadamente a la gente, el miedo a quedar aislado- le ayudará a encauzar este esquema apenas comience a posesionarse de usted.  Desafiar los temores que siente a ser abandonado y cambiar activamente sus patrones en las relaciones permite la cura; del mismo modo, encontrar una pareja que se comprometa con usted y aprender a confiar en que no será abandonado son progresos a lo largo del camino.

CARENCIA


“Mis necesidades no serán satisfechas”, resume el esquema de carencia. Se desarrolla en la infancia cuando uno o ambos padres están tan ocupados, que sencillamente no nota o no parece preocuparse por las necesidades emocionales de su hijo. En los adultos el esquema de carencia vuelve a la gente hipersensible a los signos de que no se los considera o no se les presta atención, particularmente en el seno de sus relaciones más próximas.

Las emociones nucleares del esquema de carencia giran en torno de una profunda tristeza y desesperanza que se originan en la convicción de que nunca seremos comprendidos y de que nadie se preocupará por nosotros. Como en el caso de los niños olvidados, las personas adultas con este esquema pueden sentirse irascibles cuando sus necesidades son ignoradas. Esa ira, a su vez esconde una sensación subyacente de soledad y tristeza.

Las raíces infantiles de este patrón de carencia pueden asumir muchas formas. Para algunos, la carencia se origina en una falta de cuidado, calidez, o afecto. Para otros, la carencia puede tener que ver con la empatía; la ausencia de alguien que realmente se conecte con los sentimientos del niño, que realmente escuche sus inquietudes y preocupaciones o que simplemente le preste plena atención. En otros casos, es la falta de guía y dirección que cada niño necesita.

Las estrategias pueden variar. Una paciente, se enfadaba y resentía mucho y atacaba a quien la desvalorizaba.  Otro paciente era muy simpático, se tomaba molestias por otros, hacía favores especiales, pero siempre se sentía herido porque nadie parecía preocuparse en ser tan considerado o cariñoso con él. Cuando se sentía necesitado, se ponía muy triste porque nadie parecía advertirlo o acudir en su ayuda. ( aún así, guardaba para sí lo que le pasaba), mostrando una fachada de que todo andaba bien. Resultado: decepción.

Al margen de cuánto den los demás a las personas con carencias subyacentes, a éstas nunca les parece suficiente y, por lo tanto, hacen que se aparten de ellas por sus constantes exigencias. A veces estas personas sienten que los demás deberían poder leerlas la mente y conocer sus necesidades, sin que ellos mismos tengan que expresarlas. O pueden perder toda moderación y gasta más de lo que pueden o comer de más. Se trata de un intento de darse a sí mismos la atención que anhelan de los demás. Sin embargo, nada de eso compensa la necesidad real: el alimento emocional.

Otros niños crecen con tal falta de cuidado por parte de sus padres, que aprenden a proveer a los otros la atención que a ellos les faltó. Aprenden pronto que el cuidado familiar, tendrán que conseguirlo por sí solos. A pesar de que esto les ayuda a abrirse camino hacia la edad adulta, el hábito aprendido de ser siempre el que se preocupa les crea problemas cuando son adultos. Por ejemplo, la persona que toma en cuenta constantemente las necesidades de otra, raramente revela las propias. Pero puede sentirse fácilmente culpable por no hacer lo suficiente, por mucho que esté haciendo.  Ellos necesitan desesperadamente la atención que están brindando pero, temiendo no obtenerla si dejan que sus necesidades se conozcan, exhiben una fachada de constante buen humor y disponibilidad.

Esa persona puede parecer tan “entera” a los otros que no necesita a nadie que cuide de ella. Puede presionarse por hacer tanto por los demás, que, al final, se inmola.

En otros para protegerse y no ser heridos en sus relaciones mantienen a los demás a distancia, aparece la evasión y la carencia. Esta gente, al mantener una relación, será distante y nunca revelará sus sentimientos o necesidades, por temor a que no sean satisfechos. Este patrón aprendido como protección, evita la decepción de sentir, la herida de no ver sus necesidades satisfechas.

Quien sufre este esquema (o trauma) de carencia, mira con lentes deformantes aquellos signos que pueden ser interpretados como que está siendo ignorado. La distorsión lleva a un reguero de decepciones crónicas en todas las relaciones.

Debe ser más consciente de la manera en que sus necesidades de cuidado dieron forma a sus relaciones. La atención consciente, ofrece una herramienta poderosa para que no pueda seguir funcionando como un piloto invisible de la vida. Necesita darse cuenta de su tendencia a distorsionar la manera en que interpreta las acciones de los demás. Emocionalmente, puede necesitar sentir pena, sentir la tristeza de no haber recibido suficiente cuidado o atención cuando era niño. Puede realizar cambios de conducta también, empezar a comunicar sus propias necesidades clara y apropiadamente a los demás o buscar a aquellas personas que estén emocionalmente disponibles.


DESCONFIANZA

La creencia central de este esquema (trauma): “No se puede confiar en la gente”. Con esa creencia llega la marca emocional: ya no un rápido enfado, sino cólera. En sus relaciones, las personas que sufren este patrón están constantemente alertas, temiendo que la gente vaya a aprovecharse de ellas de algún modo o que las traicionen. Dado que son tan cautas a propósito de las intenciones de la gente y tan dadas a suponer lo peor, les cuesta mucho acercarse o abrirse a los demás. Paradójicamente, la desconfianza les puede llevar a acercarse a relaciones en las que sus peores miedos se confirmen, involucrándose con gente que, de hecho, las trate mal.

El patrón de la desconfianza a menudo se origina por haber sufrido abuso o por haber sido de algún modo maltratado en los primeros años de vida. El maltrato puede ser físico, emocional o sexual.

Cuando hay violencia física, el distorsionado sentido de las cosas de los padres puede llevarlos a pensar que sencillamente hacen lo que hacen “por el bien del niño”; no ven nada malo en la dureza del castigo.

Si el abuso es emocional, puede asumir la forma de observaciones hipercríticas, degradantes y desagradables, o de conductas erráticas que alternen bondad seductora con rechazos repentinos y extremos.

En el caso del abuso sexual, es posible que, muy frecuentemente, el abusador sea un miembro de la familia, o amigo cercano; alguien a quien la víctima conoce y en quien será capaz de confiar. El impacto emocional es inmenso; produce sentimientos de profunda traición, temor, vergüenza, rabia.  Cuando el abuso se mantiene en secreto o se lo niega, la sensación de traición aumenta. Cuanto más temprano y persistente sea el abuso, tanto más poderoso es el esquema de desconfianza resultante.

Dada una realidad tan terrible en la vida de un niño, la desconfianza puede ser una respuesta positiva a un miedo genuino; la gente significativa en la vida de uno no es fiable y, para sobrevivir, es necesario desarrollar un cauto radar social. A medida que la vida transcurre, aumentan los problemas cuando, esa suspicacia corroe las conexiones benéficas con gente que no merece ser vista a través de la lente de la desconfianza.

Existen varios patrones a los que esto le puede conducir. El individuo puede ver a todo el mundo con una suspicacia tal que se aparta de cualquier relación fiable. O, al principio, idealiza a la otra persona como si fuera protectora o un amigo fiel, pero luego reacciona ante la aparente traición y se vuelve contra esa persona. A modo de variación, recrea la situación original de su infancia; se entrega a una serie de relaciones, cada una de las cuales repite las situaciones de abuso.

En el caso en que usted vea la vida a través de la lente deformante del esquema de desconfianza, las relaciones pueden parecerle un terreno peligroso, un lugar donde la gente alberga secretamente intenciones de herirlo o de aprovecharse de usted. Aun cuando alguien pueda ser simpático con usted, automáticamente usted sospechará de las intenciones ulteriores; por ejemplo, de que estén tratando de manipularlo. Sus sospechas pueden llegar a torcer lo que la gente dice o hace, para ver en ello lo que parece ser una traición. Usted siente que tiene que estar siempre vigilante contra la traición, que debe estar siempre atento para que la gente no vaya a volverse en su contra. Aunque tales sospechas pueden surgir en cualquier tipo de relación, son mucho más fuertes y persistentes en aquellas más cercanas.

Esta persona necesita crear relaciones cuando genuinamente puede confiar en la otra persona. Quizá deba trabajar con un terapeuta que se especialice en pacientes que hayan sufrido abuso; una vez que se sienta seguro con su terapeuta, la terapia deberá revisar sus recuerdos del abuso original para que usted pueda expresar su rabia al abusador; un paso emocional esencial. La atención consciente puede ayudarle a alcanzar la conciencia de su tendencia a ser desconfiado o a aceptar la traición, y así desafiar aquellos pensamientos para llegar a confiar más en sus relaciones cercanas. Cuando ya no propicie el abuso en sus relaciones o cuando resista la atracción que siente por una pareja abusiva, se verá un signo de progreso.

 


 Fragmentos de: “Alquimia Emocional”
Tara Bennett-Goleman

miércoles, 3 de febrero de 2016

El Arte de la felicidad



"Uno de los métodos que personalmente me parecen útiles para reducir esa clase de preocupación consiste en cultivar el siguiente pensamiento: si la situación o problema puede remediarse, no hay necesidad de preocuparse. En otras palabras, si existe una solución una forma de salir de la dificultad, no habría necesidad de sentirse abrumado por ella. La acción apropiada, por tanto, es la de buscar su solución . Es más sensato dedicar la energía a concentrarse en la solución que preocuparse por el problema. Por otro lado, si no hay forma de encontrar una solución, si no hay posibilidad de resolverlo, tampoco sirve de nada preocuparnos por ella, puesto que, de todos modos, tampoco podemos hacer nada. En tal caso, cuanto antes se acepte ese hecho, tanto más fáciles serán las cosas.

La motivación sincera actúa como un antídoto capaz de reducir el temor y la ansiedad. Lo principal es la motivación a ayudar. Entonces uno se limita a hacer las cosas lo mejor que puede y no hay que preocuparse por nada más.

Me recuerdo a mí mismo que, por lo que se refiere a la mía propia, soy sincero y he hecho las cosas lo mejor que he podido. Entonces, mi fracaso significa que la situación no estaba al alcance de mis esfuerzos. La motivación sincera elimina por lo tanto el temor y proporciona confianza en uno mismo. Si se cultiva una motivación compasiva no hay por qué lamentarse si se falla.

Así que, una y otra vez, creo que la motivación adecuada es una especie de protectora contra estos sentimientos de temor y ansiedad. Lo que se mueve por detrás de todas las acciones es lo que las impulsa. Si se desarrolla una motivación pura y sincera, si se está motivado por el deseo de ayudar, sobre la base de la amabilidad, la compasión y el respeto, se puede desarrollar cualquier trabajo en cualquier ámbito y funcionar con mayor efectividad, con menor miedo o preocupación, sin temor a lo que digan los demás o si al final se tiene éxito y se puede alcanzar el objetivo. Aunque no logres alcanzar tu objetivo, puedes sentirte bien con el simple hecho de haber realizado el esfuerzo.

Pero si tienes una mala motivación, aunque la gente te alabe o alcances los objetivos que te habías propuesto, no te sentirás feliz.

En el sistema del Dalai Lama para entrenar la mente y alcanzar la felicidad, cuanto más cerca esté uno de sentirse motivado por el altruismo, tanto menor será el temor que experimentará ante circunstancias que provoquen incluso una ansiedad extrema. Retroceder un paso para asegurare de que uno no tiene intención de causar daño y de que la propia motivación es sincera, contribuye a reducir la ansiedad en situaciones corrientes.

La honradez como antídoto contra el bajo nivel de autoestima o la exagerada seguridad en sí mismo, totalmente infundada.

Los grandes Maestros espirituales, por ejemplo, son aquellos que han hecho un voto o que han asumido la determinación de anular sus estados mentales negativos para promover y producir la felicidad definitiva en todos los seres sensibles. Tienen esa visión y esa aspiración, que requiere un tremendo sentido de la seguridad en sí mismos. Transmite una cierta osadía que ayuda alcanzar grandes objetivos. Parecen arrogantes, aunque no de una forma negativa. Se basan en razones sanas. Así pues, yo los considero personas muy valientes, casi héroes.

Para realizar ese deseo de servir hay que tener un fuerte sentido y una gran seguridad en uno mismo. 

El arte de la felicidad tiene muchos componentes. Como hemos visto, empieza con la comprensión de cuáles son las verdaderas fuentes de ella, así como por establecer nuestras prioridades en la vida, que han de basarse en el cultivo de dichas fuentes. Supone aplicar una disciplina interna, un proceso gradual de desarraigo de nuestros estados mentales destructivos para sustituirlos por los positivos y constructivos, como la amabilidad, la tolerancia y el perdón.

La verdadera espiritualidad debería tener como resultado que la persona fuera más sensata, más feliz, más pacífica.

Todos los estados virtuosos de la mente, como la compasión, la tolerancia, el perdón, la atención hacia los demás, etc, todas esas cualidades mentales son Dharma genuino, cualidades espirituales genuinas, porque no pueden coexistir con malos sentimientos o con estados negativos de la mente. Se trata de una disciplina interior que tiene como propósito cultivar estados mentales positivos. Cultivar los estados positivos como la amabilidad, la compasión y la tolerancia. Una vida feliz se construye sobre el fundamento de un estado mental sereno y estable.




fragmentos de: EL ARTE DE LA FELICIDAD
Autor: Dalai Lama