Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

sábado, 13 de mayo de 2017

La Luz Astral

La imagen puede contener: noche, cielo y nubes


"Una asociación demasiado íntima con la “Vieja Serpiente Terrestre” es infecciosa. 
Las corrientes magnéticas y ódicas de la Luz Astral
 incitan con frecuencia al asesinato, embriaguez, inmoralidad,"


"La región invisible que rodea nuestro globo, como rodea a todos los demás. Es una esencial sutil, visible sólo para un ojo clarividente, y el más inferior, excepto uno (la tierra), de los siete principios kósmicos.

Eliphas Levi la denomina la Gran Serpiente y el Dragón del cual irradia sobre la humanidad toda mala influencia. Así es; pero ¿ por qué no añade que la Luz Astral no emite nada más que lo que ha recibido; que es el gran crisol terrestre en el cual las malas emanaciones de la tierra (morales y físicas) de que se nutre la Luz Astral, se han convertido todas ellas en su esencia más sutil y las devuelve intensificadas, convirtiéndose de este modo en causa de epidemias morales, psíquicas y físicas? 

La Luz Astral es un elemento universal viviente y etéreo, más etéreo y más altamente organizado que el Akaza. Es a la vez un elemento y un poder, que contiene el carácter de todas las cosas.  Es el archivo de la memoria del gran mundo, el Macrocosmos, cuyo contenido puede incorporarse y reencarnarse en formas objetivas; es el archivo de la memoria del pequeño mundo, el Microcosmos, o sea el hombre, por el que puede recordar sucesos pasados. Existe uniformemente en todos los espacios interplanetarios. 

Constituye el medio para la transmisión del pensamiento, y sin este medio ningún pensamiento podría ser transmitido a distancia. 

Al paso que la Luz Astral es la Causa universal en su manifestada unidad e infinitud, viene a ser, con respecto a la humanidad, simplemente los efectos de las causas producidas por los hombres en sus vidas pecadoras. No son sus resplandecientes moradores -ya se llamen Espíritu de Luz o de Tinieblas- los que producen el Bien o el Mal, sino que la humanidad misma es la que determina la inevitable acción y reacción en el Gran Agente mágico... A través del Espacio infinito vibran las corrientes magnéticas y eléctricas de la Naturaleza animada, las ondas que dan vida y dan muerte...


Los estudiantes son muy propensos a confundir el Eter con el Akaza y con la Luz Astral

La imagen puede contener: noche


Fragmentos de H.P. BLAVATSKY

No hay comentarios: