Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

lunes, 7 de marzo de 2011

EGIPTO Y LA ETERNIDAD


Nunca sentí lo experimentado en Egipto. Una gran serenidad al contacto con su Sol, una Gran Paz al respirar su aire, miles de intuiciones al contemplar su color, su paisaje y sus aguas. Una gran seguridad al pisar su Tierra, sus arenas. Devoción sagrada llena de admiración ante sus templos, sus símbolos mágicos y su historia. Todos ellos hablaban en silencio haciendo a nuestra alma recordar tiempos mejores, más plenos.


Nunca me sentí tan en mi casa, en mi tierra, en familia. Esa era mi Patria. Ahora sabía cuales eran mis raíces hechas de Sol radiante, aire puro, arena del desierto y agua virgen. ¡Ay Egipto! Paraíso terrestre, cuánto hemos perdido, cuanto tuvimos, cuan grandes fuimos los hombres al contacto con los Dioses y la Magia. Khem, querida Patria, sobre cuyas arenas y piedras es un prodigio volver a caminar o acariciar.

Tu Sol nuestro eterno Padre Amon-Ra, abrazó cálidamente nuestro Ser con sus alas luminosas. Tus azules aguas siguen deslizándose sin principio ni fin, generando Vida, Felicidad, Fecundidad a sus rojas y quemadas tierras. Tu aire es una suave brisa que parece bailar con las aves, con las gráciles palmeras, mecerse con las blancas velas de las barquillas que se deslizan en silencio palpando lentamente su piel azul cristalina. Tus piedras majestuosas, páginas de un milenario saber donado por amor al mundo, plagado de las imágenes queridas de viejos y entrañables, eternos seres, que en silencio hierático siguen esperando ser devueltos a la vida. O mejor aún....somos nosotros los que sabemos, que sólo cuando Ellos vuelvan a llenar nuestras horas y regir nuestras conciencias, la Vida retornará y la alegría verdadera con ella.




¡Oh Egipto, alguna vez lo hicieron, fue posible, el Cielo se reflejó en la Tierra, los Dioses y los Hombres caminaron juntos, pudimos oír, aprender y contemplar la grandeza, impregnándonos con su Fuerza.

Egipto, Egipto, alguna vez tus entrañas cobijaron a los grandes y dieron a luz a la más grande esperanza. Aún su perfume llega a nosotros desde el pasado que reflejan tus piedras.

Ta Mery; la bien-amada, entrañable Madre, Maga soberana, déjame llorar y reír al contemplarte, déjame abrazarte con mis ojos enamorados y besarte con mi Alma. Isis Divina, gracias por tu belleza sin par, ésa desde donde emana; energía, sabiduría, voluntad, eternidad. Sí, eres, fuiste y serás Eterna.

KEM; Tierra Sagrada y Bienaventurada, tu esencia hecha de colores, sonidos, figuras, perfumes, piedras preciosas. Sol, Aire, Tierra, Agua, dé a nuestros ojos brillo, a nuestra voz magia, a nuestro corazón fuerzas, a nuestra alma fecundidad, energía a nuestro espíritu, poder para Ser y cumplir con nuestra misión, como Tu lo hiciste.

¡Oh Egipto!, aún tus restos esqueléticos, tus gigantescas huellas consagradas, despiertan y evocan indefinibles recuerdos de un Mundo noble, puro, estable, armónico y Justo. De un mundo sumergido que debemos rescatar del olvido, para volver a VIVIR....

23/1/93- Gijón
NEFERTUM- D. Villegas
REGISTRO PROPIEDAD INTELECTUAL Nº M- 004287/2008