Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

miércoles, 30 de junio de 2010

LOS GUARDIANES DEL CENTRO




"Relacionado de manera capital con la idea del Centro y del Mundo está el simbolismo de los Guardianes del Centro. Y esto según el criterio siguiente: El Centro es un lugar Sagrado, es incluso el habitáculo de la Divinidad; por tanto, dicho lugar requiere protección a cargo de determinados personajes. Estos son los que en la tradición o mitología clásica se han denominado Chatryas, Caballeros-águilas, Templarios, custodios del Grial, etc.



¿Cuál es la misión de estos Guardianes del Centro? Los Guardianes sólo dejan pasar a los que han superado las Iniciaciones guerreras, los que han demostrado ser puros (monjes) y buenos defensores (guerreros) que pueden continuar a sus Iniciadores en la labor de transmitir la Tradición Sagrada a los candidatos a entrar en el Centro del Mundo.



Las pruebas que debían superar los candidatos a la Iniciación están simbolizadas por aquellas que aparecen en toda la literatura antigua, consistentes en atravesar un laberinto, matar a un dragón, resistir las tentaciones, rescatar a la mujer amada, etc. Los Guardianes del Centro que Inician o presiden las pruebas de estos héroes o caballeros candidatos, estaban representados en dichas pruebas preferentemente por los dragones, serpientes tentadoras y demás obstáculos que impiden al aspirante mantenerse en el sendero que lleva al Centro del Mundo, o sea, a Dios. Hay que tener en cuenta que la consideración de las serpientes y dragones como entidades malignas es prácticamente medieval, pues en la antigüedad dichos monstruos, en una clave de interpretación, representaban a los Sabios o Iniciados en los Misterios Sagrados que probaban la voluntad y valor de sus novicios.



Esta lucha por la conquista del Centro, esta mística "búsqueda del Centro" está simbolizada en las tradiciones o textos sagrados como el peregrinaje a "Tierra Santa, "la búsqueda del Grial", "la búsqueda de la inmortalidad". En el trayecto mítico sobreviene una purificación o redención que se acrecienta a medida que el errante se aproxima al Centro. Recordemos aquí la tradición milenaria, recogida incluso en las catedrales góticas, de la espiral laberíntica que, cual la de Minos o Lug, representa el dificultoso y humilde peregrinaje del aspirante a la conquista de la sabiduría que mora en el Centro del Laberinto.

 
El Centro, desde este punto de vista es como un lugar paradisíaco (pues allí mora la Divinidad) y se denomina "Tierra Santa", "Tierra de los Bienaventurados"; "Tierra de la Inmortalidad", "Campos Elíseos", "Agarta", "Avalon", "Sambala", y demás lugares situados en el Centro del Mundo bajo la presidencia del Rey del Mundo.

 

Fragmentos de "TARTESOS; GARGORIS Y HABIS"
Autor: JAVIER ALVARADO

sábado, 12 de junio de 2010

EL EGO ESPIRITUAL



La imagen puede contener: cielo y exterior




El Ego espiritual del hombre se mueve en la eternidad como un péndulo, entre las horas del nacimiento y de la muerte.

El Ego, del mismo modo que el actor, está obligado, durante el ciclo de necesidad, a representar, hasta llegar al umbral de Paranirvana, muchos papeles que pueden disgustarlo y molestarlo. Pero así como la abeja recoge la miel de cada flor, dejando lo demás para alimento de los gusanos de la tierra, de igual modo obra nuestra individualidad espiritual.

Recogiendo de cada personalidad terrestre, en que Karma lo obliga a reencarnarse, sólo el nectar de las cualidades espirituales".


Fragmentos de LA CLAVE DE LA TEOSOFIA de Helena P. Blavatsky