Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

miércoles, 25 de noviembre de 2015

LA FUERZA INTERIOR


¿Dónde está el mal? ¿Dónde está la solución? El mal y la solución está en nosotros mismos

Todo lo que nos pasa, todas estas cosas que amenazan a nuestros hijos y a nosotros mismos, han nacido de nosotros, de nuestra propia debilidad, de nuestro propio vacío de poder interior y exterior. Ante esa circunstancia nosotros únicamente podemos reafirmarnos en nosotros mismos, en la parte más noble que tenemos, volver a reencontrar los viejos caminos arbolados que llevaban a las colinas del espíritu; volver a encontrar la fuerza fraternal que nos una más allá de las diferencias de tiempo, edad, lugar, color. Llegar a estudiar realmente y reflexionar sobre los distintos pensamientos que hay en el mundo. No dejar que nos sigan deformando la historia, conocer la historia realmente porque ella conforma nuestras raíces, pues nuestra civilización es como un árbol, y un árbol sin raíces se cae.



Necesitamos una historia profunda, que tenga dedos fuertes y que penetran a través de la tierra para buscar los escondidos manantiales del espíritu, para que pueda luego volver a florecer, para que puedan otra vez salir las hojas verdes, para que canten los pájaros , para que los jóvenes sean de nuevo jóvenes y no payasos vestidos a veces de cualquier manera.


Estamos de acuerdo en que el mundo está viejo, en que los tiempos están podridos, en que se nos ha engañado, y que tal vez nosotros también engañamos sin querer. Pero hay una cosa en la cual no estamos de acuerdo: en que podamos igualar por abajo. Todos los hombres son iguales en esencia, pero en la personalidad todos somos maravillosamente diferentes... Es cuestión de levantarnos y encontrarnos allí en la cumbre de la historia, donde brilla el Sol de un mundo nuevo, donde se puede forjar poco a poco de una manera directa y clara, la fuerza interior y exterior del hombre nuevo. Ese hombre nuevo, ese hombre limpio, ese hombre que no se podrá comprar, que concibe la vida como un ejercicio de voluntad para evolucionar hacia Dios. 


Debemos recrear en nuestro corazón esa fuerza interior natural, invisible, inexorable que pueda señalarnos dónde está lo bueno, dónde está lo malo, y no solamente señalarlo, sino que lo hagamos realidad con nuestros actos, día a día, hora a hora, instante a instante, donde vayamos y donde estemos.


Ante todo necesitamos ser nosotros mismos. No hay revolución salvo una re-evolución. Antes de aspirar al desarrollo o a la revolución debemos enfrentarnos con nosotros mismos. No hay desarrollo si no tenemos qué desarrollar. Encontrar primero qué tenemos dentro.


El mundo nuevo necesita un hombre nuevo, no se puede construir un mundo nuevo con hombres y mujeres viejos.Cuando digo viejo no me refiero al sentido exterior, sino al interior. Este mundo nuevo debemos re-crearlo de una manera bella, debemos amar la buena música, la buena pintura, la buena literatura, el buen trato, amar la buena gente, gozar de la amistad, del amor y tratar de no envilecer a nuestra juventud.


Es mi deseo, queridos amigos, que todos vosotros, de alguna manera, hayáis sentido esta noche la inquietud del hombre nuevo, que llama a la puerta de nuestro pecho cargado de poesía, belleza, de amor, de amistad y de fuerza. Ese hombre nuevo bañado en la inmortalidad, que sabe apreciar la belleza de los amaneceres, de los atardeceres, de las noches estrelladas, de la vida y de la muerte. Ese hombre nuevo es bondadoso, dulce, tierno; que no desprecia a los ancianos, que no le corta el paso a los jóvenes, que no abandona un amor por exaltar el sexo, que no abandona la concordia por exaltar la violencia. 



1980 - fragmentos de conferencias de JORGE ANGEL LIVRAGA RIZZI

martes, 10 de noviembre de 2015

MENSAJE postúmo de PETER DEUNOV


Todos los humanos se verán sometidos al Fuego Divino, que les purificará y les preparará en vistas a una nueva época. Con relación a donde está actualmente, el hombre se elevará a un grado superior, condición indispensable para su entrada en la Nueva Vida. Esto es lo que se entiende por “nuevo nacimiento”. Poco tiempo ha de pasar hasta que este fuego divino venga a transformar el mundo y a traer una nueva moral. Llega esta inmensa ola desde el espacio cósmico e inundará toda la tierra. Y todos los que intenten oponerse, serán transferidos y llevados a otra parte. Todos los seres sentirán esa nueva ola, a pesar de que no todos están en el mismo grado de evolución. Y esta transformación se sentirá no solo en la tierra, sino también en todo el cosmos. La sola y única cosa que el hombre puede hacer ahora, es volverse hacia Dios, mejorándose conscientemente, elevando las vibraciones de su cuerpo, a fin de encontrarse en armonía con la ola poderosa, que va a rodearle. El mundo invisible emplea desde el presente, el Fuego Divino como lo más eficaz para purificar la tierra. Bien entendido que no se trata de “fuego” visible, ¡ni mensurable por ningún instrumento! El fuego del que hablo, acompaña las nuevas condiciones divinas que van a ser ofrecidas al planeta y lo renovara, purificará y reconstruirá todo; la materia se afinará, los corazones se verán liberados de sus inquietudes, de sus tormentos y de sus incertidumbres, volviéndose luminosos. Todo lo que sea útil, se verá mejorado, y lo indeseable se verá rechazado. Los pensamientos, sentimientos y actos negativos, serán anulados y destruidos. Así, la liberación de los pueblos vendrá del mundo invisible, por el fuego divino, que no tocará más que a los seres, cuyas vibraciones no estén en acuerdo con las de la nueva ola. Los hombres de buena voluntad, que hayan trabajado para su perfeccionamiento; serán salvados. La idea de la fraternidad, comienza a aparecer. La tierra se volverá un lugar bendito; y esto ya no va a tardar, pero antes de que eso ocurra, serán enviados grandes sufrimientos para despertar la conciencia de los humanos. Los pecados acumulados durante miles de años, deberán ser desintegrados. La ola ardiente, emanando de lo Alto, contribuirá a liquidar el karma de los pueblos, es decir, las faltas y los crímenes de la humanidad. Y esa liberación no puede ser remitida por más tiempo. La humanidad debe prepararse para las grandes pruebas que vienen ineluctablemente. 

Esto es el fin de una época, un nuevo orden va a sustituir al antiguo, un orden en el cual reinará el amor sobre la tierra. Hace dos mil años, el Cristo vino para preparar el camino, y las condiciones necesarias para el advenimiento de ese orden nuevo. Actualmente los seres no quieren tratar de comprender; continúan haciendo trampas, engañando, mintiendo y pecando, y si no se mejoran, van a ser sometidos al Fuego Divino, con su cortejo de pruebas, sufrimientos y enfermedades. Todo el mundo sufre hoy. Un malestar general planea sobre la humanidad; la única cosa que puede salvarla y liberarla, es que ella reencuentre el lazo de unión con lo divino, sirviendo al amor. Hoy se trabaja un suelo, en el cual se sembrarán los verdaderos bienes de la vida. ¿Hasta cuando deberemos sufrir?, os preguntaréis. Hasta que os volváis perfectos, y que el sufrimiento se transforme en alegría, esta dicha que solo puede nacer por el cumplimiento de la ley divina. Vivimos una época de transformación del mundo. Se observan cambios en las concepciones, en la política, en la economía, en las religiones, en las condiciones materiales, en todo… EL SISTEMA SOLAR HA ENTRADO EN UNA NUEVA REGIÓN DEL ESPÍRITU. Todas las transformaciones se hacen desde el interior hacia el exterior. En las condiciones actuales de la vida, la existencia es una esclavitud, una pesada prisión. ¡Comprended vuestra situación presente y liberaos! Yo os digo: ¡salid de vuestra prisión! Es infinitamente desolador, constatar vuestras desviaciones, vuestros sufrimientos que resultan de vuestra incapacidad de comprender donde esta vuestra felicidad. TODO LO QUE AHORA ESTAIS VIENDO, SE HUNDIRÁ Y VA A DESAPARECER. No quedará nada de las leyes contemporáneas y de la perversidad general; toda la tierra se verá sacudida y no quedará nada de la engañosa cultura que mantiene a los hombres bajo su yugo. Los temblores de tierra no son solamente fenómenos mecánicos; tienen también por finalidad, despertar el intelecto y el corazón de los humanos para que se liberen de sus errores y de sus locuras, y que comprendan que no son ellos quienes dirigen, sino que dirigen OTROS. Todo lo que os digo, ya empieza a aparecer en la vida. 

Todo el sistema solar, esta atravesando todavía una región del cosmos, donde antes pereció un universo y que ha dejado su huella, su “polvo cósmico”. Esta travesía de un espacio contaminado, tiene el efecto de envenenar a todos los seres vivientes, no solamente la tierra sino también nuestra galaxia. Con la única excepción del Sol, el cual no se ve afectado por esta zona nefasta. Al presente no aproximamos a la salida de esta región, que se llama la “zona trece” o mejor “zona de las mayores contradicciones”. La tierra ha permanecido en ella millares de años, pero va a alcanzar una región más espiritual donde viven seres más evolucionados. LA TIERRA SIGUE AHORA UN MOVIMIENTO ASCENDENTE Y CADA UNO DEBE ARMONIZARSE CON ESA ASCENSIÓN. Los que rehúsen someterse a esa ley, perderán la ventaja de las buenas condiciones y, quedándose atrás, deberán esperar decenas de millones de años, la venida de una nueva ola ascendente. La tierra, el sistema solar, el universo, todo se mueve en una nueva dirección bajo el impuso del amor; en estos momentos parece débil, pero en realidad es la más grande de las fuerzas. Hasta hoy, los humanos adoraron el dinero y la violencia como factores preponderantes de la vida; en el porvenir todo será subordinado al amor, y todo le servirá. La conciencia humana va a despertarse. Mientras la discriminación entre el bien y el mal no se tenga en cuenta, la vida de los hombres será absurda. Después de los acontecimientos que servirán para despertar a los seres, “lo nuevo”, se apoderará del mundo; y vendrán días maravillosos. 

Mientras reina el invierno, las dificultades son grandes, pero cuando aparece la primavera, las dificultades disminuyen y el verano y el otoño vuelven a representa condiciones favorables. Ahora estamos al final del invierno. El Bien, como la primavera, aparecerá justo en su momento. Cuando llega la primavera, todo florece; así ocurrirá con la llegada de lo Divino, los hombres se encontrarán y hablarán con los ángeles y con Dios. ¿Cómo? ¡EN EL SILENCIO! Miraréis a la luna y a las estrellas y os alegraréis en silencio; la vista de cada animal, de cada flor, de cada guijarro, el descubrimiento de una fuente pura, os hará dichosos por que en ello veréis a Dios. La ola que ahora viene os elevará, pero alcanzará también a los animales, los vegetales y los minerales. En el presente, este momento es el más peligroso. Podéis permanecer indiferentes y adormeceros, pero sabed, que por un segundo podéis perder el tren Divino que, es muy puntual y muy exacto. Por ello vuestra conciencia, vuestro intelecto y vuestro corazón deben permanecer despiertos. Quien ha vivido millones de años sobre la tierra, que ha pasado tantos sufrimientos, ¿debe dejar pasar este momento, fallar en subir al tren y perder la ocasión de adoptar lo “Nuevo” que viene? Si Dios os encuentra despierto cuando os visite, germinaréis como el grano,  os desarrollaréis, ya daréis fruto. Pero para reconocer conscientemente este momento, debéis pasar por la ley del sacrificio y de la abnegación. Si los hombres persisten en corregir sus errores, ¿pensáis que los seres del mundo superior no tomarían medidas para combatir el mal sobre la tierra? Se producirán huracanes, inundaciones y temblores de tierra que lo barrerán todo; será el castigo por la manera errónea de vivir de la humanidad. El mundo no será destruido, pero si las concepciones erróneas de los hombres que se renovarán enteramente. ¿Qué espera la gente en la actualidad? Esperan mejores condiciones exteriores, materiales, que después les cambiarán la vida. ¡PERO SOLO CAMBIANDO LA FORMA DE PENSAR SE PUEDE CAMBIAR LA VIDA! Las teorías, las palabras son incapaces de corregir a los seres; solo la toma de conciencia de las pruebas y los sufrimientos puede llevarles a transformarse. Los sabios, los eruditos, los ricos no han logrado organizar el mundo, para ponerlo en orden están ahora los humildes, los pequeños que son los encargados de hacerlo. ¡No soy yo quien lo dice sino Dios! El Cristo, hace dos mil años, vino a la tierra para salvar al mundo de la catástrofe que entonces le amenazaba, y lo salvó. Hoy día los iniciados y los sabios tratan de aplazar el inminente trastorno de la tierra, y solo de esta manera se podrá evitar. Todo lo que está escrito en el capítulo del profeta Daniel, se refiere a los tiempos actuales. “Si estos días no fueran acortados, nadie se salvaría, pero a causa de los elegidos, estos días, se acortarán…” Habrá efusiones de sangre, revoluciones, las fuerzas del cielo y de la tierra se manifestarán. Allí donde está la tierra, vendrá el agua, y allí donde está el mar vendrá la tierra…” Después de estos sufrimientos, los que serán salvados (los elegidos), entrarán en el Reino de Dios, en la armonía y la belleza ilimitadas. GUARDAD VUESTRA PAZ Y VUESTRA FE EN MEDIO DE LOS MÁS GRANDES TERRORES Y SUFRIMIENTOS, porque ¿no se ha escrito, que ningún cabello caerá de la cabeza del justo? Y NO OS DESNIMÉIS, CONTINUAD CON VUESTRO TRABAJO DE PERFECCIONAMIENTO PERSONAL. Los Hijos de la Fuerza y de la sabia Voluntad, van a realizar el tercer testamento de Dios, sobre la tierra se realizará entonces el más grande de los milagros: EL MAL SE VOLVERÁ SERVIDOR DEL BIEN. La humanidad recibirá la tercera iniciación y entrará en unión directa con el mundo espiritual. NO TENÉIS IDEA DEL GRANDIOSOS PORVENIR QUE OS ESPERA ¡UN NUEVO MUNDO HA SIDO CREADO! En el futuro, el trabajo será mucho menos estresante que hoy. Y los hombres tendrán tiempo para dedicarse a ocupaciones de orden espiritual, intelectual y artístico. LA CUESTIÓN DE LAS RELACIONES ENTRE EL HOMBRE Y LA MUJER SE RESOLVERÁ CORRECTAMENTE; el uno y el otro tendrán la libertad de manifestarse siguiendo sus propias aspiraciones. Nadie tiene derecho de quitarle la libertad a otro, quien quiera que sea. Entre todo deben ganarse la estima y el respeto recíprocos. Vosotros alimentáis pensamientos y preocupaciones mezquinas, y creéis justificaros diciendo que tal es la naturaleza humana ¡No rebajéis a vuestra naturaleza, que no es material únicamente tal como la despreciáis! Si cada día pensarais una hora en el Bien, el grandioso acontecimiento que esa hora crearía en el mundo, os daría, en vuestra próxima vida, ¡condiciones para que fuerais como genios! Todas las culturas del pasado, así como la actual, constituyen una preparación para el porvenir. En el futuro, el hombre viajará a los diferentes mundos, a fin de ver y conocer sus sistemas y su orden, y de verse iluminado sobre el contenido interior de la vida. Después de este estudio, estará en disposición de abordar el conocimiento del Mundo Divino, que es la cabeza del Universo. Todos los seres de la tierra, del más pequeño al más grande, tiene un papel que jugar, su tarea que realizar para la Fraternidad Blanca, es decir, para la venida del reino de Dios sobre la Tierra. 

UNA DE SUS CUALIDADES, ES EL SENTIMIENTO DE UNA FRATERNIDAD QUE SE APLICARÁ A TODOS. Se olvidará el interés personal, y la única aspiración del ser, será aplicar el amor en la vida. 

Los adeptos de la nueva cultura, le llamo “Hermanos de la humanidad”, o todavía mejor “Hijos del Amor”. Serán inquebrantables en el Bien, y representarán un nuevo tipo de hombres. La humanidad ha pasado de la vida subconsciente a la vida consciente y se encuentra ahora en la frontera de la vida super-consciente. De las profundidades del inconsciente el hombre se eleva ahora hacia la luz de la supraconsciencia, es decir hacia el conocimiento y manifestación de lo Divino. Es esta la nueva raza que viene; todos los hombres formarán una familia, y cada pueblo representará un órgano del cuerpo. Cuando hablamos de una nueva raza, nosotros sobreentendemos, la del Amor manifestado de una nueva manera, tal que el mundo contemporáneo, aun solamente tiene una idea muy vaga. Desde hace dos mil años, la logia negra se esfuerza en suplantar al Amor, y reducirlo a un papel, justo para satisfacer a los ingenuos y los imbéciles. Pero debéis saber, que esto que habéis tomado por amor no es el Amor real; el Amor verdadero, es el más sabio, y al mismo tiempo, el principio más sublime. Y todos lo esfuerzos incesantes de la logia negra por atenuar su importancia, y asimilarle a la decadencia y a la perversidad, no pueden nada contra su esencia divina. El mundo astral ya ha sido depurado. La tierra todavía es un terreno de lucha, pero las fuerzas negras retrocederán y será purificada. Finalmente, los humanos, viendo que no les queda otro camino, se comprometerán con la Nueva Vida, la de la salvación. Si algunos piensan, en su orgullo insensato, que pueden llevar la tierra, a una vía que reprueba lo Divino, se equivocan, y se darán cuenta que la dirección del mundo no les pertenece. La cultura del porvenir se distingue por tres principios directores: 1º) La elevación de la mujer 2º) La elevación de los débiles y los humildes 3º) La protección de los derechos del hombre. 

El Amor es la necesaria salvación del mundo, es la única fuerza que puede pacificar a los pueblos, puesto que cada uno tiene una misión sobre la tierra; el Amor empieza a manifestarse, el bien, la justicia y la luz vencerán, es cuestión de tiempo. Las religiones deben ser purificadas, cada una de ellas encierra, algo de lo divino, pero esta oscurecido por la repetida aportación de conceptos humanos. Todos los creyentes tendrán que unirse y ponerse de acuerdo sobre el mismo principio; colocar el Amor como base de toda creencia, cualquiera que sea. Amor y fraternidad, esta son las bases comunes. Cuando empiecen a venir las ondas cortas de la electricidad cósmica, será el fin de los seres malvados y las fuerzas oscuras no podrán soportarlas, así serán enviadas al fuego eterno para consumir el mal que poseen. Enseguida estos seres fulminados se arrepentirán por que está dicho que; “Toda carne glorificará a Dios”. Quienes se dedican al bien de otros, tendrán la dicha eterna, porque se hallarán unidos a la conciencia divina; pero los que solo desean servirse a si mismos, serán abandonados. El destino del hombre no esta escrito ineluctablemente; TENEMOS EL PODER DE CAMBIARLO TODO. Desde el momento que lo Divino nos penetra, adquirimos esa fuerza, y podemos atenuar e incluso abolir, nuestro karma. Lo esencial reside en el espíritu, en el alma, en el intelecto, en el corazón y en la voluntad del hombre. LA CULTURA QUE VIENE SERÁ LA DEL CORAZÓN… La tierra, que nos soporta a todos, se desembarazará de los hombres que no adopten “lo Nuevo”. Los rechazará como frutos corrompidos. Así mismo, los seres que estén aferrados, a concepciones caducas, los que no estén prestos a acoger la Nueva Vida, no podrán reencarnarse en nuestro planeta; tampoco podrán hacerlo los espíritus criminales. Solo serán admitidos los que posean el amor en ellos. No hay un lugar en la tierra que no esté manchado de sangre, humana o animal; por ello se necesita que la tierra sufra una purificación, es por ello que ciertos continentes actuales serán sumergidos, mientras que otros emergerán. Los hombres no se imaginan porque clase de peligros están siendo amenazados, y continúan persiguiendo sus objetivos fútiles y sus placeres. Los hombres de la sexta raza, por el contrario, serán conscientes de la dignidad de su papel y respetarán la libertad de todos. Se alimentarán exclusivamente de productos del mundo vegetal. Sus ideas tendrán el poder de circular tan libremente como el aíre y la luz en nuestros días

CUANDO LOS HOMBRES DEJEN DE PECAR Y SE VUELVAN VIRTUOSOS, EL CLIMA DE NUESTRO PLANETA, SERÁ MODERADO POR TODAS PARTES, Y LAS VARIACIONES BRUTALES YA NO EXISTIRÁN. LOS PARASITOS DESAPARECERÁN. EL AÍRE SE VOLVERÁ PURO, AL IGUAL QUE LAS AGUAS. LOS HUMANOS SE ACORDARÁN DE SUS ENCARNACIONES PASADAS, Y EXPERIMENTARÁN EL PLACER DE CONSTATAR QUE AL FIN SE HAN LIBERADO DE SU ANTIGUA CONDICIÓN. Al igual que se limpia de parásitos la viña y se le quitan las hojas muertas, así actúa el mundo invisible para preparar a los seres que quieren servir al Dios del Amor. Se les dan buenas condiciones de vida, para que puedan crecer y desarrollarse y se les dice: “NO TEMÁIS NADA,¡UN POCO DE TIEMPO MÁS Y TODO SE ARREGLARÁ; ESTÁIS EN EL BUEN CAMINO”. Quien quiera entrar en la nueva cultura, que estudie y trabaje, que se prepare conscientemente. Lo Divino llega sobre la tierra. 






Mensaje póstumo del Maestro PETER DEUNOV -Dic 1944

La Mediumnidad: Medianeros y Médiums



"Eran mediums si entendemos por tales a cuantos cuya magnética aura sirve de medio actuante a las entidades espirituales de las esferas superiores.

La verdadera mediumnidad se educe en unos individuos espontáneamente, en otros necesita influencias extrañas que la eduzcan y en la mayoría de los casos queda en estado potencial.  El aura del individuo está en función recíproca de sus facultades mediumnímicas. Todo depende del carácter moral del médium. El aura puede ser densa, turbia y mefítica, de modo que repela a las entidades superiores para atraer únicamente a las de ínfima condición que allí se gocen como el cerdo entre inmundicias; o por el contrario puede ser sutil, diáfana, pura y reverberante como el rocío de la mañana. Estos celestiales nimbos circuían a hombres tales como Apolonio, Jámblico, Plotino y Porfirio, cuyas almas, en perfecta identidad con sus espíritus por efecto de la santidad de vida, atraían las influencias benéficas e irradiaban efluvios de bondad que repelían las malignas. No sólo se asfixiaban las entidades inferiores en el aura del taumatargo, sino en las de cuantos reciben influencia de él, sea por cercanía eventual o por voluntad deliberada. Esto es mediación y no mediumnidad. Un hombre tal no es médium, sino medianero y templo del Dios vivo; pero si la pasión o los malos pensamientos y deseos profanan el templo, se convierte el medianero en nigromántico, porque se retiran entonces las entidades puras y acuden las malignas. Sin embargo, también en este caso hay mediación y no mediumnidad, pues tanto el mago negro como el mago blanco determinan conscientemente su aura y por su propio albedrío atraen a las entidades afines.

La mediumnidad, por el contrario, es inconsciente, pues el aura del médium puede modificarse por circunstancias independientes de su voluntad, de modo que provoque, favorezca o determine manifestaciones psiquicofísicas de carácter ya benéfico, ya maligno. La mediación y la mediumnidad son tan antiguas como el hombre. La segunda es sinónima de obsesión y posesión, pues el cuerpo del médium se somete al dominio de entidades distintas del Ego inmortal.

La mediumnidad, benéfica o maléfica, es siempre pasiva, y felices; por lo tanto, los puros de corazón que gracias a su natural bondad repelen espontáneamente los espíritus malignos.

Por el fruto se conoce el árbol. En todo tiempo hubo pasivos médiums y activos medianeros.

Los medianeros fueron hombres identificados con su Yo superior, que recibían auxilio de los espíritus angélicos."




fragmentos de HELENA P. BLAVATSKY
Isis sin Velo