Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

lunes, 1 de diciembre de 2008

LA OCTAVA SUPERIOR DE LO FEMENINO


"Una vez que la mujer consigue hacer suya su propia autoridad interior da un salto cuántico hacia la octava superior de lo femenino. Ello no significa que la vida se le haga más fácil, sino que el hecho de traspasar un umbral le permite entrar en otro vórtice de energía que hará emerger sus sentidos más sutiles: la intuición, la claridad interior y la sensibilidad hacia la vida.

Realmente toma conciencia de que la vida le habla, y su paisaje externo refleja el interno: la misma existencia se transforma entonces en su fuente de enseñanza, aportándole todo lo que necesita aprender, y es capaz de darse cuenta de que las personas y los sucesos con los que se enfrenta actúan continuamente como fieles espejos.

Si necesita ayuda, esta mujer sabe que en su interior cuenta con una poderosa Fuente que le guiará; su corazón se abre más y puede ver con mayor claridad sus elecciones y las opciones de las que dispone. Le es posible cambiar con facilidad y rapidez, en lugar de hacerlo con dolor y lentitud, y su expresión adquiere mayor profundidad y consistencia, mucho más sentimiento y cualidad de ser.

Cuando comenzamos a entrar en ese delicado estado de gracia y experimentamos el poder, la potencia y la profundidad que conlleva el hecho de ser mujer, la única respuesta posible es inclinar la cabeza en silencio y expresar internamente nuestro agradecimiento.

La octava superior de lo femenino es la Gracia, la total rendición ante nuestro Poder Superior, y ella es la que domina. Ya no necesitamos depender de nada que provenga de fuera de nosotras para conseguir el bienestar, ya que nuestra profunda sumisión y liberación permiten que todo suceda. Por fin, la risa y la vida brotan desde lo más profundo de nuestro ser, pues hemos dado a luz a nuestro hijo: el Júbilo.

Cada vez somos más conscientes del fenómeno de la sincronicidad o "coincidencia significativa", como le llamaba Carl Jung; estos momentos avalan nuestra seguridad de que nuestro ser interior está en armonía con algo más grande y lógico de lo que nuestra mente consciente conoce".


Fragmentos de "EL DESPERTAR DE LA MUJER CONSCIENTE" de Mary Elizabeth Marlo

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy interesante en general, éste tema con el que me tropecé... recordemos que la visión sobre género está determinada por el grado de conciencia que poseemos, de la necesaria bipolaridad que representamos hombre-mujer, lo que se manifiesta en nuestras vidas de muy diferentes maneras, a pesar de que cada uno somos individuos que debemos aprender por nuestras propias experiencias, a veces muy singulares, probablemente. Y que la sensación de ser uno, es proporcional al grado de conciencia que tenemos para valorarnos y valoras a nuestros semejante; y necesariamente vendrían nuevas experiencias, donde la generación y dualidad operen por defecto ininmaginablemente bien...FELICIDADES..con cariño Mario...