Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

miércoles, 26 de marzo de 2014

EL UNIVERSO COMO SER VIVO


"La Vida-Una  es y está en todo. Lo que se llama vulgarmente nacimiento y muerte es mera transfiguración, cambios de aspecto según la perspectiva desde la cual se observa.
 
La entropía es una cualidad del Universo por la cual nada se pierde, nada se gana, todo se transforma, siendo los cuerpos meras sombras de los espíritus sobre la dimensión en que estos espíritus tienen sus conciencias.
 
La energía es continua y su continuidad no merma con las diferencias de sentido e intensidad. Todo vive, todo alienta, todo vibra y se mueve o se aquieta.
 
Aquel que pudo abrir sus ojos a la Vida, lo percibe por doquier. Una Vida inteligente, voluntariosa en su querer ser. Toma las formas y densidades que necesita. Se vuelve pez en las aguas, cervatillo en los bosques, roca en las montañas, relámpago en el cielo, beso en los labios, brillo en la espada, murmullos en el silencio, formas fugitivas traslúcidas en las noches, voces que nos hablan desde dentro de nosotros mismos, música de piedra en los viejos templos y arquitectura inmaterial en Wagner.
 
Todo vive por siempre dentro de este Ciclo de Vida, dentro de este Macrobios cuyo Espíritu es Dios-Nuestro-Señor. La muerte no existe.
 
Aun siendo la Substancia Una, esta Substancia vibra y es rica en matices que otorgan diferentes oportunidades de formas de vida. Dentro de nuestro Universo, y más concretamente en nuestro Sistema Solar, existen diez planos de vibración según puede entenderlos el hombre.
 
Cada uno de estos Mundos tiene a su vez en sí el reflejo de todos los demás aparte del propio.
 
La energía desacelerada se convierte en Materia visible a los ojos físicos. Atrapada y amontonada en nódulos gravitatorios, la energía se transforma en cosa, con sus propiedades, algunas intrínsecas y otras que le vienen desde planos más sutiles.
 
La cárcel de la materia, cárcel en verdad tan sólo de barrotes, pues los vientos energéticos la traspasan continuamente. Y los mismos barrotes no son más que viento detenido o desacelerado. El físico la sombra pasajera de divinos objetos, en marcha hacia objetivos que no son perceptibles desde la perspectiva materialista.
 
 
En el origen y la finalidad del Megacosmos están los Enigmas, todo lo que ignoramos e ignoraremos mientras estemos bajo nuestra humana condición.
 
Nuestra única seguridad interna es que en ello está Dios; pero no el Dios bueno, o con cualquier otro atributo humanizado. Simplemente Dios. Simplemente Misterio. Es lo que ignoramos, sacralizado por su dimensión sobrehumana, para-racional y totalmente fuera de nuestro alcance conceptual...
 
Los indos le llamaban la No-cosa y lo mismo hicieron todos los esoteristas de todos los pueblos. Todo está allí y nada está ahí. Y no nos excluímos nosotros mismos, los Seres Humanos.
 
 
 
fragmento de : "Los Espíritus Elementales de la Naturaleza” 1985
Jorge Angel Livraga

viernes, 14 de marzo de 2014

LUNACIONES


 
 
Luna nueva al primer cuarto:
Esta fase marca la impulsividad y espontaneidad de comportamientos y acciones nuevos. Es la semilla sembrada que busca abrirse paso a la Luz. Si no se tiene una actitud positiva hay lucha entre lo nuevo y lo viejo que no quiere morir, se produce una falta de equilibrio en la personalidad, confusión de valores y si no se decide correctamente, surgen complejos, desviaciones psicológicas, producto de esa lucha interna que, al no ser aceptada por la inteligencia, sólo genera confusión, dolor, enfermedad.
 
Primer cuarto a Luna llena:
Rechazo del pasado. Construcción de estructuras y facultades nuevas capaces de llevar la nueva semilla de la Luna Nueva hasta la Iluminación y plenitud de la Luna llena. Se deben remontar los obstáculos y enfrentar lo "antiguo" que trata de impedir los nuevos acontecimientos.
 
Si se falla aparece una perturbación física o psicológica, que no es más que el producto de la derrota interior de la luz aplastada por la fuerza de la oscuridad. De ser así, el resultado de esta contienda no es avance, sino alejamiento de la vida.

 
 
 
Luna llena al último cuarto:
O se rompen las relaciones viejas produciéndose una separación total del pasado o se llega en las relaciones a la culminación. La semilla se hace imagen concreta y se comparte con los demás para transformarlos. Ahora es el hombre, servidor de la vida, quien siembra en la sociedad la luz conquistada.
 
Cuando se enfrenta mal esta fase, cristaliza o desintegra las estructuras orgánicas, con lo que nos cerramos ante la corriente de la vida, que nos impulsa hacia adelante, y acabamos desintegrados por nuestra incapacidad de renovación.
 


 
Último cuarto a Luna nueva:
 
Capacidad de ser semilla y formar semillas. Capacidad de organizar grupos consagrados al mejoramiento de la sociedad. Es el tiempo de siembra, de sacrificio. Cuando la actitud es negativa, se producen crisis de conciencia y psicológicas, y pueden aparecer agudos conflictos a nivel ideológico y rupturas dentro de la personalidad que pueden generar graves conflictos mentales.
 
La Astrología esotérica, basándose en el principio de correspondencias, relacionó la Luna con la mente, ya que objetiviza las efusiones del espíritu. Por ello se identificó la investigación intelectual como un proceso lunar. Las fases de la Luna marcarían el incremento gradual en la percepción intelectual. La actividad creadora del Sol espiritual se convierte, al llegar la Luna llena, en un concepto claro en la mente del hombre, el cual constituye a su vez el cerebro de nuestro planeta.
 
 
La mente es una imagen del espíritu en el hombre y la Luna su símbolo celeste. Intermediaria entre el espíritu y la naturaleza físico instintiva del hombre, permite que se establezca contacto con el Sol interior, el espíritu creador. Tal identificación se da sólo a través de la Iniciación, una transferencia directa de energía solar desde el iniciador al iniciado.
 
 
La liberación solar ocurre en la Luna nueva -conjunción Sol-Luna-. En la fase creciente se desarrolla dentro de la matriz lunar de la mente y en la Luna llena deberá ocurrir la revelación. Las fases decrecientes se relacionarían con la entrega o transmisión a la sociedad para ayudarla a evolucionar, iluminando la oscuridad del entorno.
 

 
Mª D. Villegas
GABINETE ASTROLOGICO URANOS

EL ADVENIMIENTO DE UNA NUEVA EDAD MEDIA



"Desde el punto de vista mítico, todas las leyendas y tradiciones antiguas coinciden en afirmar la existencia de un lugar en el que el desastre (diluvio, los terremotos, la decaencia) no llega, un lugar seguro en donde los hombres allí refugiados se salvan o se abstraen -en alguna medida- del ambiente exterior. Estos lugares, denominados Isla Seca, Tule, Tulán, Avalón, Aralú, etc, no es forzoso identificarlos con lugares o islas físicas reales, sino que también pueden representar aspectos culturales y morales de determinados núcleos humanos, que se aislan para sobrevivir. Durante la pasada Edad Media, hubo en Europa muchas diminutas islas secas, encarnadas en algunas cofradías religiosas o herméticas, que transmitían el conocimiento de manera oral principalmente. A su vez y en la misma época, otras civilizaciones que estaban en auge -como los árabes- actuaban de transmisores de la cultura (como la clásica griega y romana).

La futura Edad Media, debido a las circunstancias tan peculiares de nuestra actual civilización, va a poseer varias islas secas o refugios donde las aguas de Acuario no llegarán. Serán numerosas y de muy distinta naturaleza. Generalmente no estarán ubicadas en los grandes centros urbanos, sino más bien en lugares alejados en donde -muy previsoriamente- se hayan instalado bibliotecas e instrumentos con gente adecuada. Estas islas secas -o módulos de supervivencia-, serán decisivos para el Nuevo Renacimiento.

Los filósofos han sido siempre los inspiradores y generadores de los sucesivos renacimientos o períodos de esplendor.

El verdadero filósofo, no sólo se ha caracterizado por su capacidad de crítica, sino también por la fertilidad en dar soluciones. No basta con señalar los fallos o contradicciones de un sistema social, hay también que dejar una puerta abierta, mostrar nuevos senderos, proponer soluciones.

El filósofo es el Vigilante o Custodio de los valores Atemporales o Históricos de la sociedad, y su misión consiste en limpiarlos de las deformaciones que produce el tiempo, o rescatarlos de las brumas del pasado para intentar aplicarlos" 




Fragmentos de: EL ADVENIMIENTO DE UNA NUEVA EDAD MEDIA
Autor: JAVIER ALVARADO-1980

domingo, 9 de marzo de 2014

¿El Progreso es sinónimo de Cambio?


"Con más voluntad de cientifismo que ciencia verdadera se concibe al Universo y al Hombre como frutos de la casualidad, pues se forja la paradoja de que la razón, que todo lo abarca y justifica, es ultérrimamamente hija de la sinrazón, como Uranos lo fue del Caos. Pero en la nueva versión de interpretación de este enigma hijo de los Misterios, ya no hay capacidad de profundizar y una angustia subconsciente va a abrir los cauces de la violencia.

En nombre de la libertad se forjan los mitos de los iluministas y la teoría del buen salvaje. Quien no estaba de acuerdo con esto era un retrógrado, y así, no tardarán en rodar las cabezas coronadas o no, ante el altar de la paz.

Del concepto inmovilista medieval de un universo que se encuentra exclusivamente a la espera del día del Juicio final, y cuyos movimientos son apariencias carentes de un significado que trascienda la mera mecánica de las cosas se pasa a la antítesis de un universo en febril cambio, sin misterios, visible y tangible en su totalidad y donde todo evoluciona y progresa constantemente. Para los "evolucionistas", la Naturaleza jamás se detiene ni da saltos; es una simple máquina muy bien aceitada con la sangre de sus criaturas.

Los científicos actuales, con menos presunciones y más sabiduría no pueden dejar de asombrarse a la vista de tantos y tantos enigmas como nos muestran los más perfeccionados medios de interpretación de las cosas y de los hechos; pues comprobado está que la Naturaleza guarda en su seno misteriosos relojes que aceleran o detienen el fluir de los acontecimientos, que son vehículos cuyos fines trascienden lo llanamente fenomenológico


La razón injustamente confundida con la inteligencia, y sin depurarse de los instintos sino escondiéndolos bajo el pesado manto de la retórica, dio carácter al siglo XIX y pasó al XX.

La peligrosa idea de que todo progreso está basado en el cambio constante hizo que del liberalismo surgiesen pseudomísticas revolucionarias que colocaron la careta de la ciencia a las peores distorsiones, originándose los conceptos de lucha de clases y de racismos.

Un simple filósofo, que por gracia de algún prodigio hubiese surgido del fondo de los tiempos, les habría explicado que el hombre que jamás se detiene al escalar una montaña, impelido al eterno cambio y movimiento, seguirá caminando al llegar a la cumbre y de tal suerte bajará inexorablemente, convirtiendo su progreso en descenso, si no en caída mortal.

Pero los intelectuales y científicos a la moda cuando el nacimiento del siglo XX carecían de esa sencillez y humildad. En su ceguera creyeron que el perfeccionamiento de los medios mejoraba al Hombre, y que poder cruzar el mar, la tierra o el aire a gran velocidad los hacía infinitamente superiores  en todo al que no podía realizar estas cosas.

Se confundió, lamentablemente, LA ERUDICIÓN CON LA SABIDURÍA, LA DECLAMACIÓN DE LOS PRINCIPIOS MORALES CON LA PRÁCTICA DE LA PAZ, Y EL CAMBIO CONSTANTE CON EL PERFECCIONAMIENTO.

Se concibió  artificialmente al Universo, al Hombre y a la relación entre los seres y cosas. Un afán consumista convirtió nuestro mundo en un basural lleno de chatarra física, psicológica, mental y espiritual.
Jamás hubieron más desamparados en la tierra, ni la injusticia se impulso de tan brutal manera. En el soñado y esperado año 2.000 habrá 4.000 millones de pobres absolutos...o tal vez más. A este horror nos han llevado las "ideas positivas" y "científicas".

No basta con cambiar, hay que hacerlo para mejor. Y si tal cosa no es posible, más vale conservar lo poco o mucho que de bueno se disponga, con humildad de corazón y sin bravatas que de la lengua no pasan.

Vale más el ojo luminoso de una lumbre en la noche, con una rueda de buenos amigos custodiándolo, entre los cuales reine el amor y la sana camaradería, que las ostentosas declaraciones y los rocambolescos desafíos lanzados desde las tribunas o detrás de las corazas defendidas por artilugios electrónicos, cuyas pilas de alimentación son los sudores de los pueblos esclavizados por la obsesión del progreso indefinido y la necesidad de cambiar constantemente.

Por más loas que hoy se hagan y por más de moda que esté el homenaje a los que con sus delirios nos precipitaron en este infierno, reclamamos el derecho natural a la vida, más allá de toda contaminación y terrorismo.

Los jóvenes tiene que poder zafarse de las viejas cadenas  de las sectas políticas, económicas, sociales, raciales o religiosas, para poder lanzarse hacia el futuro, apoyándose sólidamente en un presente al que no torturen las sombras de las ideas y sistemas que fracasaron. Que no se oculte ese fracaso, no por culpar a nadie, sino para alentar nuevos caminos a la esperanza, la felicidad y el verdadero conocimiento de sí mismo. ¡Tengamos coraje!

En muchas cosas, tenemos que volver a empezar. Pero cambiar por cambiar no es sinónimo de progreso, sino de desconcierto. Lo justo, lo bueno y lo bello, no cambian jamás.
fragmentos de:
JORGE ANGEL LIVRAGA RIZZI
Agosto 1986