Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

miércoles, 26 de marzo de 2014

EL UNIVERSO COMO SER VIVO


"La Vida-Una  es y está en todo. Lo que se llama vulgarmente nacimiento y muerte es mera transfiguración, cambios de aspecto según la perspectiva desde la cual se observa.
 
La entropía es una cualidad del Universo por la cual nada se pierde, nada se gana, todo se transforma, siendo los cuerpos meras sombras de los espíritus sobre la dimensión en que estos espíritus tienen sus conciencias.
 
La energía es continua y su continuidad no merma con las diferencias de sentido e intensidad. Todo vive, todo alienta, todo vibra y se mueve o se aquieta.
 
Aquel que pudo abrir sus ojos a la Vida, lo percibe por doquier. Una Vida inteligente, voluntariosa en su querer ser. Toma las formas y densidades que necesita. Se vuelve pez en las aguas, cervatillo en los bosques, roca en las montañas, relámpago en el cielo, beso en los labios, brillo en la espada, murmullos en el silencio, formas fugitivas traslúcidas en las noches, voces que nos hablan desde dentro de nosotros mismos, música de piedra en los viejos templos y arquitectura inmaterial en Wagner.
 
Todo vive por siempre dentro de este Ciclo de Vida, dentro de este Macrobios cuyo Espíritu es Dios-Nuestro-Señor. La muerte no existe.
 
Aun siendo la Substancia Una, esta Substancia vibra y es rica en matices que otorgan diferentes oportunidades de formas de vida. Dentro de nuestro Universo, y más concretamente en nuestro Sistema Solar, existen diez planos de vibración según puede entenderlos el hombre.
 
Cada uno de estos Mundos tiene a su vez en sí el reflejo de todos los demás aparte del propio.
 
La energía desacelerada se convierte en Materia visible a los ojos físicos. Atrapada y amontonada en nódulos gravitatorios, la energía se transforma en cosa, con sus propiedades, algunas intrínsecas y otras que le vienen desde planos más sutiles.
 
La cárcel de la materia, cárcel en verdad tan sólo de barrotes, pues los vientos energéticos la traspasan continuamente. Y los mismos barrotes no son más que viento detenido o desacelerado. El físico la sombra pasajera de divinos objetos, en marcha hacia objetivos que no son perceptibles desde la perspectiva materialista.
 
 
En el origen y la finalidad del Megacosmos están los Enigmas, todo lo que ignoramos e ignoraremos mientras estemos bajo nuestra humana condición.
 
Nuestra única seguridad interna es que en ello está Dios; pero no el Dios bueno, o con cualquier otro atributo humanizado. Simplemente Dios. Simplemente Misterio. Es lo que ignoramos, sacralizado por su dimensión sobrehumana, para-racional y totalmente fuera de nuestro alcance conceptual...
 
Los indos le llamaban la No-cosa y lo mismo hicieron todos los esoteristas de todos los pueblos. Todo está allí y nada está ahí. Y no nos excluímos nosotros mismos, los Seres Humanos.
 
 
 
fragmento de : "Los Espíritus Elementales de la Naturaleza” 1985
Jorge Angel Livraga

No hay comentarios: