Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

martes, 24 de marzo de 2009

LA INEXORABLE TIJE (FORTUNA)





“Conducidme ¡oh poderosísimo Júpiter y tú invariable destino!, hacia aquello que me tenéis destinado. Conducidme, que prometo seguiros derechamente y de todo corazón. Además ¿de qué me serviría tratar de oponerme a vuestros designios? ¿No me vería obligado a la postre, a obedeceros a pesar mío?” (Máximas de Epicteto)

El Destino; la Fors, la Fuerza por excelencia, aquella penetradora fuerza que hacía girar la rueda de los ciclos, la plasmación en acto del pensamiento divino. La fuerza que nos lleva y nos trae arrastrándonos hacia islas perdidas y costas serenas, hacia mares inquietos y riberas de tranquilas aguas, nosotros al timón de nuestro barco mientras su soplo impulsa las velas con ansias de vientos y aventuras.

En la vieja Roma, Fortuna era la verdadera divinización del destino identificada con la Tijé griega. (la que teje). El nombre de Tijé significaba, pues: “Necesidad, Fuerza, Fortuna, Hado”. Hija de Zeus, éste le otorgó el poder de regir el mundo y aún a El mismo.

En Polibio significaba el curso de los acontecimientos, pero para Menandro es “un soplo divino, o sea, la razón; en todo caso es la que gobierna todo y todo lo trastoca y conserva”

En Píndaro poseía un sentido más general; al ser hija de Zeus personificaba la riqueza y la abundancia que traía consigo el Zeus “salvador”.

El Destino engloba un conjunto de divinidades o potencias naturales ante las cuales, los propios dioses se inclinaban. Un verso atribuido a Orfeo proclamaba que “Zeus es el principio, el medio y la consumación de todas las cosas”. Y designo a Moira (Destino) como el pensamiento de Zeus. “Cuando dicen los hombres “Moira ha tejido”, entienden que el pensamiento de Zeus ha determinado lo que es y lo que será y también lo que dejará de ser”.

En las alabanzas de Isis y Osiris, proclama la diosa: “He vencido al Destino y el Destino me obedece”. Tijé pasa a ser un atributo de Isis. Cuando la religión egipcia fue introducida en Roma. Fortuna, fue asociada a Isis y se fundió con ella. Las imágenes de Isis-Fortuna la representa como una mujer llevando la cornucopia y sobre la cabeza una flor de loto y una media luna, más el modius y el sistro. La poderosa Isis-Fortuna, Madre de los mortales, Señora del Destino. Cada hombre tenía su Fortuna, y del mismo modo cada pueblo, haciendo las veces de demonio tutelar.


Decían los antiguos que en la Fortuna se conjugaban Necesidad y Destino.

Y cual era el mejor de los destinos que se podía reservar a cualquier mortal? Para los griegos no había mejor Moira que Atenea. Ni mejor destino para el hombre que el de aquel que se hace hijo incondicional de la divina virgen, Señora de la Sabiduría, protectora del viejo arte de hilar.

Mª Jesus Ruesga - Gijón (Fragmentos)

No hay comentarios: