Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

viernes, 30 de mayo de 2008

EL ROSTRO INTERIOR



Revisando viejas fotografías, observé los cambios de mi rostro, parejos a los cambios de mi vida. Dicen que la mirada es el espejo del alma y ciertamente mucho de su estado de ánimo se ve en ellos, aunque no todo.


La verdad es que nunca me identifiqué con mi rostro, ni aún en mis tiempos mejores que dirían….. Siempre me fue extraño, y más de una vez me resultó opaco o ajeno, porque no veía en él mi alma. Apenas en retazos de alegría o tristeza, de entusiasmo o amor es cuando afloraba por mis ojos, y sólo entonces pude verla asomándose…


El resto del tiempo lo vi, como lo que era una “máscara” que me cubría, con la que me presentaba en el teatro de la vida, a jugar el papel que me había tocado representar y aprender. Su dueña, como la Luna que recoge más o menos luz del Sol, se reflejaba en mayor o menor medida, según las ocasiones…



Sin embargo en mis escritos, en la palabra hablada, en el motor de mis acciones, en la expresión de mis sentimientos, allí sí estaba Ella dejando su impronta, su huella, su nombre secreto…





D.V.-Nefertum- 29/05/08-Madrid
fragmento VIAJE AL PAÍS DE LA MAGIA

ASTROLOGIA MEDICA (GEMINIS)



Géminis: Zanahoria (contra la esterilidad). Helecho (para las inflamaciones del bazo y en un ungüento para los cortes y pinchazos). Pata de liebre (diarrea y disentería). Lavanda (lavandulavera) (dolores de cabeza y muelas, desmayos, apoplejías y mareos). Curaba la excitación nerviosa. Una cocción de flores de lavanda, marrubio, hinojo, espárragos, una pizca de canela, para los mareos. Para la laringitis, dos cucharadas de agua de lavanda. Regaliz (Glycyrrhiza glabra). Hecha jarabe para la tos. Perejil (Carum petroselinum), reduce la flatulencia, los vómitos, los gases y tonifica el aparato digestivo. Hinojo (Antheum graveolens) hervido en agua o vino blanco es bueno para detener los vómitos, así como el hipo. Trébol rojo (Trifolium pratens) , alivia las inflamaciones en emplastos. Verbena (Verbena officianalis) Para la tos y fortalecer el estómago. Mezclada con miel ayuda a cicatrizar las heridas.



D. V.-Nefertum

miércoles, 28 de mayo de 2008

NIVELES DE CONCIENCIA



Aquel pino grandioso del parque, acaparó esa tarde toda mi atención, contemplándole me maravillé del mensaje que su alma trasmitía.

Allí estaba él, silencioso, humilde, gigante, bello. Observé despacio, escalón a escalón todo su cuerpo, su vestido desflecado que el viento movía como el de una bailarina, sus brazos, su cabecita…. Su tronco poderoso y vertical, inamovible, elevándose de la tierra al cielo, comunicaba todo su cuerpo. Intuí sus fuertes raíces agarradas a la tierra, trasmitiéndole constantemente vida a todo su ser.

De pronto pensé…..que nuestra conciencia según el nivel en que se encuentre, ve las cosas muy diferente. Mis ojos le recorrieron y supieron que no se veía igual desde las ramas inferiores, las del medio, o las de arriba. Qué diferente era la visión, sin duda… más todas las partes eran bellas y necesarias.

Un pequeño pájaro se colocó en el pináculo de su cuerpo, él era capaz como nuestra conciencia. Podía sostenerse en lo más alto, apenas necesitaba como punto de apoyo una pequeña rama de aquel pino, para contemplar el mundo desde arriba, desde su barquita verde que navegaba por el cielo…. ¿cómo se vería todo desde allí?, ¡qué aires tan limpios respiraría, qué paisaje tan asombroso verían sus ojos! Le admiré más que nunca…. Mi alma contemplándoles, se sentía siempre en paz, fuerte, feliz. Entre la tierra y el cielo, arriba.... bien arriba ella también podía estar, aunque fuese por momentos....

¡QUE BELLO ERA TODO, desde allí!




D.V.-Nefertum-2008-Madrid
VIAJE AL PAÍS DE LA MAGIA

martes, 27 de mayo de 2008

A MI MADRE LA TIERRA



Hoy tu rostro está triste y surcado de lágrimas. Adivino tu pena en la luz mortecina que te envuelve y no puedo por menos que sentir en el pecho tu dolor hecho mío, tu nostalgia presente por los días de ayer.

¡Oh amadísima Madre! Cuánto ingrato te puebla, cuánto ingrato cobijas, alimentas y velas. Cuánto ingrato amamantas, y después te violentan. Cuántos ciegos te miran, cuántos sordos te escuchan, sin oírte ni ver.

Hace tiempo que callas, que no ríes, ni sueñas. Como si el dolor fuese tanto que te deja sin Ser.

¡Ay Madre mía! Qué te hacen tus hijos, que te pisan, te ensucian, te desprecian y vejan; que borrachos de odio matan y destruyen sin razón, ni por qué, sin más causa y motivo que el orgullo y el odio, bajo máscaras de derechos y ley.

Tú que todo nos diste, tú que todo entregaste del origen al fin; tú que todo tu cuerpo, el amor y la sangre nos diste para hacernos Crecer, sé y comprendo que estés triste, cansada y enferma. Porque toda tu vida nos diste y ¿de ella que fue?

Ah, soñaste tántas grandezas, nos imaginaste tan hermosos, valientes, tan amantes del Bien. Pero ¡oh dolor!, qué espanto vernos como hoy nos ves; egoístas, cobardes, violentos, vanidosos, pedantes, sin Fe.

Miro al cielo y te busco, busco un rayo de luz en tu seno, y te veo poblada de nubes, toda gris, toda gris…

Más tu Amor, el más Grande, el más Puro, volverá a producir el prodigio de la vida y de su resurgir. Y otra vez sonreirás tras las nubes y otra vez el color volverá a llenar tu vestido de flores, a impregnar tu regazo de olores; rosas, lilas, jazmín. Y dirás a mi oído mil cosas, de ésas que sólo tú dices, de ésas que en silencio siempre escuché.

Sonreiré al mirar el lucero en el cielo, al sentir el viento las hojas mecer. Al oír el canto del río al correr, al ver que de nuevo renaces, que de nuevo eres feliz.

Volverán esos tiempos que añoras, volverán a adorarte tus hijos, volverán a ser grandes, volverán a elevarse a los cielos intentando reflejar el azul. Así paso a paso muy dentro, un rayo de luz un día nos permitirá comprender: que somos todos una gran familia, que tienen por Padre al Sol y por Madre Divina a la Naturaleza toda.

Volverá el Amor a la Tierra, a llenarlo todo de Vida, de esa mágica Vida que día a día nos das. Ese Amor será el que impulse la conquista de la Fraternidad, que reinará por fin....

Volverán tus hijos con sus obras a embellecerte y hacerte nuevamente del cielo, el espejo más fiel.

A mi Madre querida la Tierra, cuna, hogar y tumba, que cobijó y cobija en su seno tanto espíritu grande, tanto Hombre de Bien; aún no han “muerto” tus hijos... aún su Amor sigue y seguirá siendo fiel, y mientras uno sólo quede, tú bien sabes amadísima Madre, que la primavera (tú misma) volverá con él. Y el milagro también…. Porque Tú nos enseñaste que Renacer es Vencer.

 

Mª Dolores Villegas - 1990-Gijón
fragmento LA ODISEA DEL ALMA

lunes, 26 de mayo de 2008

UNA MIRADA: UN CIELO...




Qué maravilla y prodigio divino
es una mirada.
Una mirada que refleja todo el Universo,
una mirada que guarda miles de recuerdos,
una mirada llena de nostalgia,
una mirada con las huellas de su historia,
de tantas cosas vistas y lágrimas derramadas
Una mirada llena de la luz de las estrellas,
de toda la Belleza contemplada
en la Tierra y en el Cielo....

Una mirada por donde se asoma
un alma tímidamente al mundo, asombrada,
sobrecogida del majestuoso espectáculo que
el Misterio proyecta ante ella.
Qué cosa más extraordinaria una mirada,
es lo más hermoso que podemos
contemplar en una persona,
en un animal, en las estrellas...
que nos miran asombradas y esperanzadas...
Qué hechizo produce una mirada
en donde encuentras un alma hermana,
muy querida, entrañablemente familiar,
misteriosamente conocida...


D.V.-Nefertum-2008-Madrid
fragmento de 
VIAJE AL PAÍS DE LA MAGIA

LAS NIEBLAS DE AVALON


 
Una palabra dada a los Dioses permanece a través de los tiempos. Sólo sé que hemos divulgado los secretos de los templos que habíamos prometido guardar. No era justo que todo el conocimiento de nuestros templos se perdiera bajo las aguas, y por eso fuimos enviados a difundir la sabiduría, sabiendo con certeza que hemos de sufrir, vida tras vida, por romper aquel voto. Así debe ser, hermana mía. Juramos compartir su sino, el sino de quien robó el fuego a los dioses, para que el hombre no tuviera que vivir en las tinieblas. Grandes bienes son consecuencia de aquel regalo, más también grandes males, porque el hombre ha aprendido los malos usos y la perversidad… Y así, quien robó el fuego, aunque su nombre sea reverenciado en todo templo por haber traído la luz a la humanidad, sufre para siempre los tormentos a los que está encadenado y el buitre seguirá por siempre devorándole las entrañas… Tales cosas son misterios; un hombre puede obedecer ciegamente a los sacerdotes y las leyes que éstos promulgan, vivir en la ignorancia o desobedecer voluntariamente siguiendo al traedor de la Luz y soportar los sufrimientos de la Rueda de las Reencarnaciones. Y mira… señaló hacia arriba, donde se mecía la figura del Mayor de los Dioses, con las tres estrellas de la pureza, la rectitud y el albedrío en su cinturón-. Ahí permanece, aunque su templo haya desaparecido; y mira, allí la Rueda gira en su sendero rotatorio, aunque la Tierra abajo pueda retorcerse en el tormento, y empuje a templos y a ciudades y a la humanidad hacia una muerte terrible. Aquí hemos levantado un nuevo templo, para que su sabiduría nunca tenga que morir.
**

Merlín le sonrió y dijo:
No con mi propio cuerpo. Pero he leído mucho en la gran sala que no se halla en este mundo, donde se escribieron los Anales de Todo lo Existente. Y, también, vivía entonces. Los Señores de este mundo me permitieron regresar, pero en otra envoltura carnal.

**
La obligó a levantar el rostro y la besó. El dijo: No puedo arrepentirme de esto. Nos dicen en el templo que el verdadero gozo sólo se encuentra estando libre de la Rueda, que es muerte y renacimiento; que hemos de despreciar el gozo y el sufrimiento terrenales, anhelando sólo la paz en presencia de lo eterno. Mas amo esta vida en la Tierra, Morgana, y te amo con un amor que es más poderoso que la muerte, y si el pecado es el precio de nuestra unión, vida tras vida a través de generaciones pecaré gozosamente y sin remordimientos, de forma que esto me lleve de vuelta a ti, amada mía.

**
“Morgana”, no era un nombre, sino la denominación de una sacerdotisa, cuyo significado era “mujer de los mares”, en una religión, tan antigua que incluso Merlín hubiera considerado legendaria.


Fragmentos de la Saga "Las Nieblas de Avalon" de Marion Zimmer

domingo, 25 de mayo de 2008

APOLOGIA DE SOCRATES





"Temer la muerte, atenienses;
no es otra cosa
que creerse sabio sin serlo
y creer conocer lo que no se sabe.
Sin embargo, se la teme,
como si se supiese con certeza
que es el mayor de todos los males.
¿No es una ignorancia vergonzosa
creer conocer una cosa
que no se conoce?"


Apología de Sócrates (Platón)

sábado, 24 de mayo de 2008

EL ALMA DEL GENIO



“Ni elevada inteligencia,

ni imaginación,

ni ambas dos cosas

en conjunto

hacen al Genio.

¡Amor!, ¡Amor!, ¡Amor!
He aquí el Alma
del Genio.”


W. A. Mozart

viernes, 23 de mayo de 2008

LA ODISEA ejemplo de iniciación neptuniana




En la Odisea tenemos un magnífico relato de esta experiencia neptuniana, vivida en este caso por un héroe, “el primer hombre que usó la cabeza”. Vemos como en su proceso evolutivo, antes de regresar a Itaca, después de ganada la guerra de Troya, vive múltiples experiencias (Iniciación: pruebas) en el reino de Poseidón: en el Mar (la psique). Y encontramos en una magnífica película que hicieron inspirada en este relato, frases como éstas, que nos dan la clave. “Vives para hacer este viaje, porque este viaje en que consiste tu vida, te acercará a la Sabiduría”.

Ulises reconoce que “se ha perdido y que tuvo Itaca a su vista, pero la perdió por la furia de los terribles vientos”: (emociones, pasiones). Cuando pregunta a Poseidón porque les somete a tantas pruebas, peligros y desgracias. Neptuno le contesta: “Quiero que comprendas que sin los Dioses el hombre no es nada”. Y es que Ulises estaba muy seguro de su inteligencia, astucia y estrategia, pero esto no era únicamente lo que necesitaba conseguir el héroe, sino algo más, un gran corazón sensible, compasivo, profundo y humilde. Todo comenzó cuando oímos a Ulises decir a Poseidón: “No os necesito”. Ese fue su gran error, por eso le contesta Poseidón: “Por tu arrogancia, pagarás esto, sufrirás y vagarás”. Toda la odisea es un proceso de purificación y sublimación de las energías de la psique. Un vidente le dice lo siguiente: “para volver a tu Casa, primero tienes que bajar al reino de los muertos para encontrar el camino”. Sí, tiene que bajar a lo más profundo de su alma, para conociéndose y purificándose con el dolor, activar potencias latentes y encontrar su centro...Itaca.

Es en el momento de partir de Itaca, cuando dirigiéndose a su madre le dice: “si no vuelvo déjame morir dentro tuyo”. La Madre como símbolo del útero cósmico, de las aguas primordiales, representa el lugar de la muerte de un período de vida, una crisis que llevará a una purificación y renacimiento a una vida mejor.

Cuando el hombre cae en la soberbia de creer que solo con su inteligencia lo podrá resolver todo, cuando se cree un dios por ello, vienen las experiencias de Neptuno a enseñarle a unir mente y corazón. A mostrarle que ante las fuerzas de la naturaleza, (las fuerzas superiores del destino), él es simplemente un hombre y que sin los dioses, sin establecer con ellos humilde y amorosamente un fuerte lazo de unión, no hay progreso real posible. Será a través del dolor, de la pérdida de lo más querido, de las dificultades en conseguirlo, como se despertará ese Corazón generoso, valiente, humilde y compasivo, que está simbolizado en Neptuno.

En este "viaje" por el  mar de la Vida, el alma se ve rodeada de todo tipo de ilusiones, opciones, caminos, pruebas y tiene que elegir cómo actuará. Ulises vence utilizando su discernimiento. Después de muchos sufrimientos ya cerca de Itaca...confiesa, "comprendí que yo no era más que un hombre en el mundo, ni más ni menos". 

A través de tanto dolor, ha conquistado un corazón humilde y compasivo, el sentimiento de Unidad. Sus victorias interiores...le han concedido regresar a Itaca, junto a su amada (su Alma) Penélope.

D. Villegas-Nefertum -Madrid
Fragmento de LA ODISEA DEL ALMA

jueves, 22 de mayo de 2008





Oda al día feliz


Esta vez dejadme
ser feliz,
nada ha pasado a nadie,
no estoy en parte alguna,
sucede solamente
que soy feliz
por los cuatro costados
del corazón, andando,
durmiendo o escribiendo.
Qué voy a hacerle, soy
feliz.
Soy más innumerable
que el pasto
en las praderas,
siento la piel como un árbol rugoso
y el agua abajo,
los pájaros arriba,
el mar como un anillo
en mi cintura,
hecha de pan y piedra la tierra
el aire canta como una guitarra.

Tú a mi lado en la arena
eres arena,
tú cantas y eres canto,
el mundo
es hoy mi alma,
canto y arena,
el mundo
es hoy tu boca,
dejadme
en tu boca y en la arena
ser feliz,
ser feliz porque si, porque respiro
y porque tú respiras,
ser feliz porque toco
tu rodilla
y es como si tocara
la piel azul del cielo
y su frescura.

Hoy dejadme
a mí solo
ser feliz,
con todos o sin todos,
ser feliz
con el pasto
y la arena,
ser feliz
con el aire y la tierra,
ser feliz,
contigo, con tu boca,
ser feliz.



Pablo Neruda

miércoles, 21 de mayo de 2008

LOS OJOS DEL ALMA


Entre las palabras que me llegan, desde un alma a otra,
sé que la Vida me habla, me enseña, me dice cosas...
Así que tengo por costumbre meditarlas...
Saborearlas...palparlas...buscar su corazón...
su sentido, el mensaje que guardan.

Sí, muchas veces las palabras son espejos donde me veo,
me reconozco, descubro o recuerdo cosas olvidadas.
Me muestran paisajes lejanos o cercanos,
algunos misteriosos, adonde yo no llego,
otros que dejé atrás hace tiempo.
Con los ojos del alma puedo ver su corazón...
la idea que guardan como un regalo que me acercan.
Ellos ven lo invisible, lo esencial.
La mirada de mi alma busca las imágenes
que evocan y acuden.... mostrándome sus secretos...
Gracias a Ella, puedo “ver” más allá,
y SANAR con toda la Belleza que descubro.




D.V.-Nefertum-2008
fragmentos de LA ODISEA DEL ALMA

martes, 20 de mayo de 2008

LA GENEROSIDAD VALIENTE



Hay momentos en que como un rayo una Verdad se hace presente, y nos ofrece generosa su ser. En medio de nuestra oscuridad su presencia nos trae la luz nuevamente. El fuego interior se renueva y crece, todo vuelve a tener sentido...


Y es que cuando la confusión nos invade, las nieblas crecen y crecen envolviéndonos. perdemos el sentido de nuestra vida, todo nos parece un engaño, nuestro trabajo inútil y nuestros sacrificios inservibles. Nos preguntamos ¿qué quedará de todo el esfuerzo realizado, perdurará algo que haga útil nuestro paso por la tierra?


Entonces, una lucecita se enciende...es el alma que se acerca silenciosa y nos deja su presente, la verdad que nos regala tiene el aroma de lo eterno... A su contacto "revivimos" como si saliésemos de una pesadilla, y todo vuelve a brillar bajo su poderoso influjo.


Recuerdo viejas enseñanzas que me impulsaron siempre, ¿desde cuándo?, no lo sé, pero me resultan tan familiares, queridas, inspiradoras... tan mías. Entiendo que en la lucha se prueban, que con el paso del tiempo y los avatares de la vida se ahondan en mí. Atrapo algo más de su realidad imperecedera, un rayito más de su luz alimentará mis días, creando con ellas; Vida, entusiasmo, transmitiendo esperanza y alegría. Ellas han sido y serán siempre, el motor y la inspiración de todas las acciones valiosas de los hombres, que han dejado huellas imborrables de una u otra forma en la tierra o en los corazones.


En la oscuridad profunda del cielo, una estrella brillante parpadea y susurra a nuestro oído interno: "para tener y dar luz, la vela debe consumirse". El alma comprende que todo en la naturaleza es generosidad valiente. Como la semilla que cumple su cometido, tornándose fruto y sirviendo de alimento para alguien...


Con toda claridad vemos y comprendemos que la Vida es Dación constante. Que todo existe para darse. El hombre al realizarlo conscientemente y por amor cumple su destino.







D.V.-Nefertum 20/05/08-Madrid
LA ODISEA DEL ALMA

ODA A LA ALEGRÍA



ALEGRÍA
hoja verde
caída en la ventana,
minúscula
claridad
recién nacida,
elefante sonoro,
deslumbrante
moneda,
a veces
ráfaga quebradiza,
pero
más bien
pan permanente,
esperanza cumplida,
deber desarrollado.
Te desdeñé, alegría.
Fui mal aconsejado.
La luna
me llevó por sus caminos.
Los antiguos poetas
me prestaron anteojos
y junto a cada cosa
un nimbo oscuro
puse,
sobre la flor una corona negra,
sobre la boca amada
un triste beso.
Aún es temprano.
Déjame arrepentirme.
Pensé que solamente
si quemaba
mi corazón
la zarza del tormento,
si mojaba la lluvia
mi vestido
en la comarca cárdena del luto,
si cerraba
los ojos a la rosa
y tocaba la herida,
si compartía todos los dolores,
yo ayudaba a los hombres.
No fui justo.
Equivoqué mis pasos
y hoy te llamo, alegría.

Como la tierra
eres
necesaria.

Como el fuego
sustentas
los hogares.

Como el pan
eres pura.

Como el agua de un río
eres sonora.

Como una abeja
repartes miel volando.

Alegría,
fui un joven taciturno,
hallé tu cabellera
escandalosa.

No era verdad, lo supe
cuando en mi pecho
desató su cascada.

Hoy, alegría,
encontrada en la calle,
lejos de todo libro,
acompáñame:
contigo
quiero ir de casa en casa,
quiero ir de pueblo en pueblo,
de bandera en bandera.
No eres para mí solo.
A las islas iremos,
a los mares.
A las minas iremos,
a los bosques.
No sólo leñadores solitarios,
pobres lavanderas
o erizados, augustos
picapedreros,
me van a recibir con tus racimos,
sino los congregados,
los reunidos,
los sindicatos de mar o madera,
los valientes muchachos
en su lucha.

Contigo por el mundo!
Con mi canto!
Con el vuelo entreabierto
de la estrella,
y con el regocijo
de la espuma!

Voy a cumplir con todos
porque debo
a todos mi alegría.

No se sorprenda nadie porque quiero
entregar a los hombres
los dones de la tierra,
porque aprendí luchando
que es mi deber terrestre
propagar la alegría.
Y cumplo mi destino con mi canto.



Pablo Neruda

lunes, 19 de mayo de 2008

EL AMOR TROVADORESCO




El tema preferido de la poesía provenzal fue plasmar en sus versos la belleza y las virtudes de las damas, pues la propia concepción de aquellos poetas les impulsaba a amar, y lo que para ellos era la misma cosa, a cantar su amor. Si el caballero pertenece sin reservas a su señor, que en cambio le otorga ayuda y protección, el trovador pertenece sin reservas a su señora, quien igualmente lo ayuda y lo protege a cambio de sus servicios amorosos, y para él será una sonrisa el mejor “guerredón” (don de guerra), la mejor recompensa, la que bastará para dar a quien la obtenga esa alegría de amor que lo vuelve capaz de todo con tal de portarse bien y seguir mereciendo el amor de su dama.

Hay en los poemas huellas de antiguas creencias que atribuían al cuerpo femenino poderes curativos y benéficos, y que desde la antigüedad se había extendido en el folclore y se mantenía en la literatura. En el Parzival de Wolfran von Eschenbach se precisa que la mujer amada protege a su amigo en los combates más eficazmente que las piedras mágicas… Esto se trastoca (la magia en la mujer) en la fuerza que inspira a los hombres bien nacidos el gusto por la cortesía, por la poesía y por las nobles acciones heroicas.

Según la vieja dialéctica platónica, el amor tiene el poder de conducir al amante desde el objeto amado hasta el amor supremo. Un progreso indudable en la depuración y espiritualización del amor lo constituye el llamado “amor desde lejos” y la leyenda de la “princesa lejana”.


Si ahora examinamos el texto de sus canciones de amor, veremos que aquellos amadores apasionados y tímidos, afectuosos y devotos, se atienen exactamente a las reglas del amor cortés, tal como las expuso André le Chapelain. Cierto es que dentro de cada literatura, el amor no es tratado de la misma manera; a menudo presenta tendencias divergentes, ora aviniéndose a cierto realismo o tono picante, ora elevándose hasta la pureza platónica casi absoluta, ora exaltando el matrimonio, ora excluyéndolo del terreno erótico.

Si aman, por lo menos tienen la delicadeza de atribuir toda su dicha a la dama. Si tienen talento, si llegan al éxito poético anhelado, es a ella a quien lo ofrendan en homenaje, pues es en ella en quien recae todo mérito. En su humildad ante su dama, los trovadores no tienen miedo de exagerar; midiendo la distancia que los separa de ella, proclaman ser indignos de agradar, por lo tanto se conforman con poco, una sonrisa, una mirada… Y ya alcanza la más alta felicidad.

Pero aunque desdichados en su amor, han de guardar para ella una constancia a toda prueba en la devoción y el sometimiento. Amando, aun sin esperanza, prefieren la alegría de sufrir cerca de ella a la ventura que podrían hallar en otra. Es su dama, su señora, a quien ellos se han consagrado hasta la muerte y a la que han prometido la más completa discreción, razón por la cual hablan de sus damas con nombres supuestos.


Cuando la dama había aceptado por fin tomar a su adorador por servidor (obediezn), recibía de él en el transcurso de una pequeña ceremonia íntima, su homenaje amoroso: “Mi señora –le decía, arrodillado y con las manos juntas-, concededme el serviros sin reserva, como hombre ligio vuestro”. Ella recibía este juramento de fidelidad y lo sellaba con un beso que, generalmente, era el primero y el último.

Hay que decir que las damas imponían a los amantes una serie de pruebas que, en la época de Guillermo IX, podía proceder tanto de las terribles “geis” célticas (donde se asociaba el amor con el heroísmo viril, con el valor y la muerte), como de las costumbres muy parecidas practicadas por las princesas visigodas o francas. “Mi dama –escribe Guillermo IX- me tienta y me prueba para saber de qué manera la amo”.

A finales del siglo XII se inventó el ensayo probatorio en la cama, el assag. La dama era la que tomaba la iniciativa de invitar a su enamorado a pasar una noche con ella (una sola, en principio). Le hacía jurar –antes de acostarlo en su cama- que no haría otra cosa con ella más que estrecharla en sus brazos, besarla y acariciarla. El acto carnal estaba prohibido, e igualmente cualquier tipo de violencia. El assag, pues, era sobre todo una serie de pruebas morales en el curso de las cuales la dama juzgaba las cualidades corteses de su amigo; la discreción, la manera de cumplimentar y la forma de servir y honrar.

¿A qué se ha llamado amor cortés?

Por propia definición este amor es aristocrático, en el sentido de que sólo conviene a una élite que frecuenta las cortes, ya que tanto las damas como los caballeros se deben a sí mismos un amor distinto al del pueblo.

Todo el fondo del amor cortés se asienta en el axioma de que no puede haber “buen amor verdadero” en el matrimonio. Entre marido y mujer, es decir, entre dos seres ligados por razones de fortuna, de feudos o intereses antes que por razones de corazón o carácter, puede existir amistad, o a lo más afecto y ternura. No puede existir ese sentimiento más delicado que empuja espontáneamente uno hacia el otro a dos seres que se buscan, ni esa comunión de almas, propias del amor. El Código de amor es preciso: “A la vista súbita de su amada, el corazón de un amador debe estremecerse”.

De la posición siempre inferior del amante resulta su sumisión perfecta, su fidelidad absoluta, su timidez y su perpetuo temor de perder el objeto de sus deseos; aunque, por supuesto, siempre cree que finalmente su amor triunfará. Una cosa al menos es segura, haya efectivamente recompensa final o no la haya; el objetivo constante de una dama es hacer valer a su caballero, hacerlo todo para que él sea mejor.



Del amor procede, dígase lo que se quiera, todo aquello que posee algún valor”. Decía Miraval. El amor así concebido es lo único capaz de levantar las bajas aguas de la vida y hacer que sus adeptos lleguen a la exaltación que es fuente de todas las bellezas; el amor hace al flojo valeroso, al avaro hace pródigo, al triste vuelve alegre, etc. Así nos encontramos con que la joy de que hablan los trovadores es la alegría de amar, más allá de la finalidad sexual. Es la exaltación sentimental que, sin ser extraña al deseo, lo trasciende, lo espiritualiza, y eleva a su beneficiario por encima de lo común. Los trovadores exigieron de la dama ideal tantas, si no más, cualidades intelectuales como encantos físicos.

Conclusión
Basta conocer los grados establecidos en el servicio de amor para darse cuenta de que cada paso requiere, según se va ascendiendo, una mayor entrega y un mayor desarrollo de las virtudes que las damas exigían de sus amantes. Estos grados eran:

1 -Fenhedor (en el que el tímido amante, no se descubre)
2 -Precador (en el que el amante se atreve a suplicar)
3 -Entendedor (en el que la dama consiente en escucharle)
4 -drutz (el amante satisfecho y colmado)

El precador y en cierta medida el fenhedor accedían al estado de enamorado, gozando del joy y de la inspiración poética; ¡tenían el derecho y el deber de hacer canciones! El drutz, el amante carnal, era el que ha sido admitido en el assag probatorio, mencionado anteriormente.




Carlos Adelantado- Recogido de la Revista Esfinge

domingo, 18 de mayo de 2008

SENTIDOS SUTILES




Contemplo el azul del cielo, que se asoma entre los jirones de lana blanca de las nubes que lo cubren, los mil tonos de verde del jardín, el cantar de los pájaros y el viento que pasa con sus lazos invisibles bailando con todo. Siento la Vida de mi jardín en silencio y como siempre me lleno de su magia serena…..Por instantes vuelo dibujando cabriolas como los pájaros, y en otros estoy en los hilos del agua inagotables o en las flores dando color y perfume….

Y es que soy ojos, oídos, tacto, corazón y mente abierta a Ella…la Gran maga Naturaleza. Ella me enseña, me acoge, me reconforta, me “alimenta”… Me permite percibir entre velos “otro cielo” más allá, otros “mundos” y siento el inmenso corazón que comparte su Ser plenamente con todos.

Entonces recordé que eso era yo realmente…no soy el estuche, ni tan siquiera el violín que éste porta, soy el sonido que capta y reproduce… cuando se extasía en la contemplación de lo bello en sí mismo.

Sí, soy ese “alguien” que se asoma por mis ojos, mis oídos, por mis sentidos sutiles que captan, intuyen, perciben, sienten, “ven” más allá de las formas… el alma de la gente, del paisaje, de las cosas….





D.V.-Nefertum 18/05/08-Madrid
fragmento de VIAJE AL PAÍS DE LA MAGIA

LOS RELOJES BIOLOGICOS


 
Lo único que podríamos mencionar como igual en todos los seres humanos es, precisamente, su desigualdad.

Dicen que Hipócrates, hace dos milenios y medio, tenía como principio fundamental el lema: "No existen enfermedades, sino enfermos".

En verdad, existen las enfermedades y también ellas están regidas por una especie de elemental o genio; pero sus manifestaciones, al ser aplicadas a personas diferentes, con karmas diferentes, no pueden ser iguales.

Así, salvo en los casos de grandes epidemias, en los cuales la fuerza de la enfermedad aplasta toda resistencia y abate a gran número de afectados, dando la sensación de igualar el "castigo", no podemos afirmar que todos los humanos, y aun todas sus partes constitutivas, sean regidas por "tiempos" iguales o, mejor dicho, por "edades" iguales.


Habrá jóvenes de veinte años con el corazón ya viejo, o ancianos de setenta y cinco con este órgano en condiciones tales como si de una persona de treinta o cuarenta años se tratase. Estas diferencias que señalan distintas edades de los órganos físicos, también se dan en planos más sutiles, como el vital, emocional y mental.

Aparte del grado de desarrollo egoico, que evidentemente cuenta, es visible la acción de estos relojes sobre nuestras emociones y pensamientos. La "madurez" que a veces apreciamos en un adolescente no es siempre efecto directo de su calidad egoica, sino de un manejo de las circunstancias externas e internas que no está acorde con sus pocos años, sino como si el doble o el triple tuviera.
 

Los relojes, o genios o elementales, que rigen el más o menos acelerado tiempo de cada uno de los componentes de nuestra personalidad, se reflejan de manera más evidente -en lo físico- en los sistemas simpático y parasimpático, así como el hormonal. Es maravilloso el mecanismo que rige el crecimiento, ya que si una persona, por ejemplo, creciese con el mismo ritmo con que lo hace en su primer año de vida, llegaría a un tamaño elefantiásico y a un peso de varias toneladas antes de los veinte años. Eso la aplastaría, le quebraría los huesos y le causaría la muerte, salvo que se mantuviese flotando en un medio líquido, como las ballenas.


Asimismo, el genio que rige el aparato hormonal va a dar capacidad de reproducción a una mujer o a un hombre a partir de cierta edad y se detendrá luego, cuando el esfuerzo de engendrar, sobre todo en el plano de lo energético, ponga en peligro la salud y la vida del cuerpo. No descartaremos, entonces, que otros genios lo hagan también con nuestros órganos de expresión en los distintos planos.


La pregunta se hace evidente: ¿qué o quién rige a esos relojes, a esos genios? La respuesta sería demasiado larga para este artículo, pero en líneas generales podemos afirmar que es la madeja kármica la que lo hace. Y cuando nos referimos a la "madeja" es porque no sólo existe, como sabéis, un tipo de karma, sino muchos: desde el personal inmediato hasta el colectivo cósmico con sus influencias estelares y planetarias. Y de centros energéticos, los unos telúricos y los otros espaciales, pues así como los astros visibles influencian a nuestros cuerpos visibles de manera directa y a los demás indirectamente, los "dobles" de estos astros y otros que no tienen cuerpo físico, actúan sobre nuestros cuerpos sutiles e invisibles, y no puede descartarse su peso en los acontecimientos concretos.


Otra pregunta que surge impetuosamente, es: frente a todo esto con su enorme fuerza y complejidad ¿podemos hacer algo para ayudarnos a nosotros mismos y también a los demás? ¿Somos simples espectadores de un mecanismo que, por sutil que sea, no deja de tener características mecánicas, como si fuese una gran computadora programada hace millones de años y en la que los nuevos datos integrados afectan de manera insignificante al comportamiento general.


Es evidente que nos encontramos ante una forma de computadora ya programada desde hace millones de años que se va cargando de nuevos elementos y despojándose de otros constantemente.


Pero no debemos caer en el error, sugerido por los materialistas, de creer que todo lo que no es estrictamente humano es simplemente mecánico. Lo "mecánico" es tan sólo un camino construido con mayor justicia y bondad por la Mente Divina, basándose en nuestras acciones y decisiones pasadas, buscando que superemos nuestras imperfecciones y dándonos la oportunidad, a través de la Filosofía , de apreciar toda esta maravilla, lo cual es la mejor prueba de que Dios existe.
 

Sí, podemos hacer no algo, sino mucho, por ayudar a otros y a nosotros mismos en nuestra marcha vital hacia la realización. Para eso tenemos la voluntad, la chispa espiritual indestructible que es el hilo brillante que une nuestras efímeras reencarnaciones.
 

Con nuestra mente ejercitada en la filosofía así entendida podemos, apenas nos decidamos seriamente a ello, dar más cuerda a los relojes que se están parando o ajustar el mecanismo de otros que se nos disparan, por ejemplo en ataques de pasión o ira.
 

Evidentemente nuestra posibilidad de modificación está limitada a nuestra propia jaula kármica y por nuestra propia debilidad para vencernos a nosotros mismos. Dejando de lado nuestros "contenedores" cósmicos, a los que no podemos acceder en nuestro actual momento evolutivo, y sobre los cuales es pérdida de tiempo dialogar, entra dentro de nuestras posibilidades inmediatas el llevar una vida física, psíquica y mental lo más natural posible y lo más descontaminada. Para abundar en claridad: no me refiero a hacer gimnasia o dejar de hacerla, usar azúcar o sacarina, convertir nuestro plano psíquico en un santuario o nuestra mente en un diamante impoluto; no. Me refiero a cosas más a nuestro alcance y que no respondan a modas ni a alienaciones pseudomísticas; simplemente: evitar intoxicarse física, psíquica y mentalmente. Como dirían los estoicos: "Nada en exceso". Sólo eso. Y saber aceptar las bonanzas y las tormentas como hechos naturales.


Fragmentos de un artículo del Prof. Jorge A. Livraga

sábado, 17 de mayo de 2008

POEMAS DE HOLDERLIN



Himno a la Inmortalidad (extracto)


Alegre, como si pudiera hacer feliz a las criaturas,
Audaz, como si los espíritus me venerasen,
vuela hacia ti mi espíritu con la fuerza del amor,
para verte en los rayos de tu mirada.
Ya se estremece el visionario embriagado
de gozo ante la dorada aurora de tu recinto
Y, más cerca de tu regazo divino,
la bandera del guerrero desafía la fortuna y el tiempo.

Los ejércitos de Orión resplandecen en torno a mí,
orgulloso resuena el paso de las Pléyades.
Se imaginan que su salvaje estruendo
ha de durar eternidades
Majestuosamente en su carro de fuego
llevado a través de los campos de la inmensidad,
desde que el caos dominaba,
Helios exigía para sí inmortalidad.

Cuántas veces en la lúgubre medianoche,
cuando corrían ardientes lágrimas de lamento,
cuando el hombre lleno de desesperación
comenzaba a discutir con Dios y el destino,
Miraste allá, dijiste con amor y paz, más allá
aguarda el bello premio para el que persevera.

Del clemente destello benéfico del futuro
beben los mortales la fuerza de los héroes
¡Cómo desaparece la vida terrena,
madre de los espíritus! Si de tu mano
ebrios de victoria nos elevamos
a la sublime patria de los espíritus.



Himno a la diosa armonía (extracto)



De mil modos, como la voluntad de los dioses,
inspira el entusiasmo al cantor,
inagotable es la plenitud de la belleza,
ilimitado el grandioso océano
Sin embargo, te elegí a ti entre todas,
cuando, estremecido, te vi desde lejos,
temblando te juré amor,
reina del mundo, Urania.
¡Espíritus! En nombre de la diosa,
que nos creó en el comienzo del tiempo,
a nosotros, los vástagos del origen,
a nosotros, los herederos de su majestad,
venid al homenaje festivo
con toda la fueza del alma divina,
con el más elevado de los entusiasmos
jurad ante ella, que creó y eternamente crea.

¡Espíritus! ¡Hermanos! Enciéndase nuestra alianza
con la magia divina del amor
Que el amor puro e ilimitado nos conduzca
amistosamente a la elevada armonía,
haga visible la nobleza de los hijos fieles,
cree en ellos paz, valor y acción,
y las lágrimas del santo entusiasmo
cuando Urania se acerque al alma

Fortalecidos y bendecidos por la vida del amor
admiramos el cielo del corazón,
rápidos como serafines volamos
hacia la elevada armonía

Holderlin

PINCELADAS DE DON QUIJOTE


Don Francisco de Icaza escribe: “La Profundidad del Quijote es la del Cielo estrellado de cuyo fondo, si atentamente se mira parecen brotar estrellas nuevas”.



Y D. Quijote se define de este modo:

Has de saber Sancho amigo, que yo nací por querer del cielo en esta nuestra edad de Hierro para resucitar en ella la edad de oro, yo soy aquel para quien están guardados los peligros, las hazañas grandes y los valerosos hechos

Y mas que un hombre al uso que sabe su doctrina, soy en el buen sentido de la palabra, Bueno"



Dulcinea es su más íntima contextura: “Ella pelea en mí y vence en mí, y yo vivo y respiro en ella”.
 

viernes, 16 de mayo de 2008

VELOS DE BELLEZA Y LUZ



 
El cielo está cubierto de claros y nubes. Llevamos varios días así y aún nos quedan unos cuantos, en pleno mes de mayo. En mi corto paseo de hoy, como siempre me gusta contemplar el cielo, y buscó esos claros que se pueden encontrar entre las nubes para ver su azul de mil tonos. Hoy me sorprendió un dibujo que hacían las nubes, era como si un espejo estuviera reflejando un paisaje de montañas nevadas y quedé maravillada, como tantas veces me ocurre, con el prodigio silencioso de esa artista mayúscula que es la Naturaleza.



Y recordé aquello que escribió Khalil Gibran: "Dios está detrás de mil velos de Luz...."



Así es...de velos transparentes que nos muestran su Belleza, que nos permiten sentirla, gozarla, extasiarnos y "volar alto" con sólo verla.

 
 
 

D.V.-Nefertum- 16/05/08-Madrid
fragmento de VIAJE AL PAÍS DE LA MAGIA

LA MUJER CAMINA NOBLEMENTE





Caminas en belleza, Madre,
Permitiendo que todos vean
La gloria del Gran Misterio
Que libera tu Espíritu

Guiada por la beatitud que hay en ti,
Caminando a través de tus hechos,
Sin necesitar nunca la aprobación de los otros
La verdad de tu corazón me guía

Con enfoque y franqueza,
Me enseñas a caminar,
Equilibrando el pensamiento y la acción,
En lugar de malversar la charla

Me alzo en tu presencia,
Mantengo mi cabeza bien alta,
Con mis pies arraigados en la Madre Tierra,
Mis brazos abrazando al Padre Cielo.


Fragmentos de "La Medicina de la Tierra" James Sams

CUMBRES Y VALLES


 
Si alguna vez puedes vivir sin alterar la armonía de todo cuanto vive, tu viaje hasta aquí no habrá sido en vano.

También entre los hombres hay cumbres y valles; cumbres que envían a sus hermanos menores el agua que toman de los cielos, y valles donde crecen los más variados frutos que por muchas diferencias que presenten poseen por igual la huella del divino riego que los ha fecundado

Mientras en el cielo se desarrollaba esta lucha, la tierra se extendía a mis pies llena de perfumes primaverales, como si quisiese rasgar sus vestimentas de hierba verde para tomar alas e introducirse enteramente en mi interior, a través de la inspiración. El sendero se presentaba húmedo y esponjoso, como queriendo escabullirse a mis pisadas, cual alfombra voladora serpenteando y elevándose en el aire. Caminaba con ese éxtasis sutil, único estado en el que se puede comulgar con la naturaleza.
“Has de saber, amado, que el “corazón de diamante” es una flor mágica que se halla en el propio corazón humano y que para conquistarla hace falta conocer como equilibrar la naturaleza humana.

La tarde caía con su sinfonía acostumbrada en la que cada cosa de la naturaleza tiene su lugar, su función y su individualidad; sin embargo, persiste una tranquilidad unidad que en quietud se extiende. Cuado la quietud adviene, la conciencia se expande y domina, dejando al descubierto la maravillosa música del alma, la que reflejaba, en esa personalidad preparada, un fulgor dorado, representante en este mundo de un sagrado Poder Interno, que subyace en todos los hombres, olvidado.



Fragmentos de "Cumbres y Valles" Michel Echenique - Edit. N.A.

jueves, 15 de mayo de 2008

EL SILENCIO GENERADOR DE VIDA


"TODO LO QUE SOMOS HOY
NACE DEL SILENCIO DE AYER"

Khalil Gibran



En el silencio de la soledad nos acompaña la Vida..... y ella, segundo a segundo, grano a grano, va operando cambios dentro nuestro.... Nos va curando viejas heridas, nos deja recuperar del cansancio, la desilusión o la tristeza, y nos hace descubrir un mundo luminoso en nuestro interior que nunca cambia. Allí nos encontramos con nosotros mismos, tal cual somos, sin máscaras. Allí la luz nunca se apaga, siempre brilla y la eterna juventud es su alma, el perfume que respiramos y nos devuelve la calma, la sonrisa, paso a paso....
 
 

D.V.-Nefertum- 15/05/08-Madrid
LA ODISEA DEL ALMA

FRASES ESCOGIDAS




Se preguntó un día a un filósofo árabe:
¿Cómo has conseguido tanta sabiduría?
A lo cual respondió el filósofo:

Con una lengua que sabía preguntar
y un corazón
que se esforzaba en comprender....
Jose E. Guraleb
**

El necio cree ser sabio,
más el sabio se reconoce a sí mismo como necio

Shakespeare
**

En la experiencia de los demás adquiere tu sabiduría,
y por los sentimientos de ellos
corrige tus propias faltas...

...del archivo Tibetano
**
La sabiduría nos conduce al bien, al poder
y a la libertad a la vez, y a la única felicidad verdadera...
Amado Nervo

ÁNIMA, ANIMUS (JUNG)



 
Para Jung, el personaje conforma la cara exterior de la psiquis, dado que es el rostro que se muestra al mundo. A la cara interior del psiquismo la designa bajo los términos “ánima” (en el hombre) y “ánimus” (en la mujer). El ánima representa el lado femenino de la psiquis del varón; y el ánimus es la parte masculina de la psiquis femenina.“El hombre ha desarrollado su arquetipo ánima por la continua exposición a las mujeres durante muchas generaciones, y la mujer ha desarrollado su arquetipo ánimus por su exposición a los hombres. A través de la vida y la interacción uno con otro durante generaciones, cada sexo ha adquirido características del sexo opuesto que facilitan las respuestas adecuadas y la comprensión del sexo opuesto.” Se deduce de esto la importancia de estos arquetipos en las relaciones con el sexo opuesto.


Cada hombre lleva dentro de su psiquis una estampa de todas las impresiones producidas por la mujer a través de los siglos. Lo propio sucede con las mujeres y el ánimus. Dicha estampa, imagen o rastro es inconsciente, y tiende a ser proyectada hacia la persona amada. El ánima en el hombre y el ánimus en la mujer es una de las principales causas de la atracción apasionada o del rechazo exaltado



De acuerdo a la teoría del Psiquiatra y Psicólogo Suizo Carl Jung , el Anima sería el componente femenino en el hombre. Es decir, los hombres conviven con una dimensión femenina inconsciente y, el Animus, es el componente masculino en la mujer que de igual manera conviven inconscientemente. Unidos se les conoce como Syzygy; un vía de coincidencia entre un hombre y una mujer; el hombre y su "mujer interior inconsciente" y una mujer y su "hombre interior inconsciente".



El Anima de un hombre se forma a partir de las experiencias con la madre u otras mujeres de su entorno. De igual manera, el Animus de la mujer se forma a partir de las experiencias con el padre u otros hombres determinados en sus fases iniciales de vida. Así, el hombre proyecta su Anima sobre todas las mujeres de su vida, sin poder dominarlo, ni consciente ni inconscientemente. Y si cree que lo domina es porque en realidad ese dominio resulta ser la completitud de la proyección. Lo mismo ocurre en la mujer.
 
El ánimus corresponde al Logos paterno (Inteligencia), asi como el ánima corresponde al Eros materno. (Amor)



fragmento de JUNG

***
 

En lenguaje muy sencillo...a lo largo del tiempo se ha creado en nuestra psique con nuestras experiencias, un arquetipo psíquico del hombre y la mujer ideal (animus, anima) y lo buscamos y proyectamos en el otro...Nos enamoramos de esa proyección por ciertas semejanzas...de ahí puede nacer el amor real o no... Más allá de los problemas que surjan en la relación, al contacto con la realidad de la persona...si el amor es fuerte ambos se ayudarán y apoyarán en su crecimiento, seguirán juntos... Pero si al choque con la realidad el enamoramiento y el amor se esfuman...se romperá la relación... pues estaba basada únicamente en la ilusión de una proyección...

Es FUNDAMENTAL que tanto la mujer como el hombre, alcancen la armonía interior en el desarrollo de ambas fuerzas...(eros: amor - logos: inteligencia) para poder entenderse bien y conformar relaciones sanas. 


Si sólo se da una proyección no resistirá la realidad

Si hay Amor (se conoce y se quiere a la persona tal como es) progresará la relación

Si coinciden las proyecciones (Ideales) y el Amor: los grandes amores


D.V.-Nov. 2013
 

miércoles, 14 de mayo de 2008

No es lo mismo la fantasía que la realidad




Cuentan que había un rey a quien le gustaban mucho los dragones. Se hizo un gran experto en esta materia y su palacio estaba decorado con obras de arte que recreaban todo tipo de dragones, gran parte de sus joyas representaban dragones y su ropa estaba decorada con motivos de dragones. En sus jardines manaban fuentes con dragones de piedra e instauró una gran fiesta llamada el Festival del Dragón. Incluso afirmaba que sería capaz de dar cualquier cosa con tal de tener la oportunidad de ver a un dragón si es que éstos hubiesen existido.

Una noche, un fuerte ruido lo despertó. Un enorme animal estaba introduciendo su cabeza por la ventana y, al abrir sus fauces, lanzó una llamarada que casi alcanzó al rey. Era un dragón. El aterrorizado monarca llamó a gritos a su guardia, que acudió en tropel armada hasta los dientes.

-¡Matad a esa bestia! -ordenaba el rey fuera de control. Al cabo de una cruenta pelea, el extraordinario animal yacía muerto a las puertas de palacio.

Desde ese momento, al rey dejaron de gustarle los dragones.

¿ES POSIBLE EL CONTACTO CON ESPIRITUS INCORPOREOS?



Tenemos que entender que todos somos en cierta manera espíritus incorpóreos. Somos en realidad invisibles, imponderables y solamente son visibles los reflejos del mundo material, aquí abajo. Así el efecto del imán es invisible a no ser que dispongáis las limaduras de hierro para que se vea. Nosotros también estamos polarizados, encarnados, atrapados en la parte exterior. Desde el punto de vista esotérico, filosófico, la muerte no existe, existe simplemente una forma de sueño profundo. Cuando dormimos existe un momento de sueño muy profundo donde el cuerpo está absolutamente inmóvil, según ha descubierto la Psiquiatría contemporánea. La moderna nomenclatura lo llama sueño paradójico. Ese sueño es el que nos permite soñar, vivir en otra dimensión, en otro mundo. De alguna manera, todos por la noche morimos y volvemos a resucitar por la mañana. Todo nuestro aspecto orgánico se aminora con el sueño, los latidos del corazón van siendo más lentos, los músculos estriados van aflojándose, etc.

Es lo que necesitamos para volver de nuevo a la actividad, a este gran péndulo que, como el de Foucault, sigue marcando nuestra existencia hacia un lado y hacia otro. Lo importante tal vez no sea el péndulo en sí, sino de dónde pende. No os dejéis engañar por el movimiento del péndulo de derecha a izquierda y de izquierda a derecha, mirad hacia arriba. A medida que elevéis la mirada vais a ver que se mueve menos y llega un momento en que hay algo fijo, de lo cual pende todo lo que es móvil. Si podéis llegar a entender, observar, sentir eso que está fijo más allá de todo lo que es móvil, entonces seréis realmente filósofos, habréis pasado las puertas de la muerte y de la vida. Quizá no se sea más o menos feliz, pero se sabe algo que normalmente se ignora, se tiene una nueva responsabilidad y se marcha en la vida con más fuerza, con más entereza y con más esperanza e ilusión.



Fragmentos conferencia Prof. Jorge A. Livraga

martes, 13 de mayo de 2008

Intuición y mística


 
 
Por mística no entendemos una simple actitud contemplativa, sino una visión intuitiva e inteligente del mundo que nos transforma y nos lleva a actuar en consecuencia, de acuerdo a las leyes naturales.

¿Cómo se logra esa visión intuitiva e inteligente? Indudablemente es una visión o percepción que rebasa lo intelectual y racional. Es el alma quien percibe, es el aspecto más elevado de nuestra conciencia la que puede desvelar paulatinamente los Misterios.

Los antiguos egipcios explicaban que los Misterios se intuyen o se perciben con el corazón, ese corazón especial que constituye el alma humana. Extraemos del libro El mundo mágico del Antiguo Egipto, de Christian Jacq, las siguientes palabras: «... el centro de las percepciones más finas es el corazón. No es el órgano en sí, sino el centro inmaterial del ser...».

El corazón nos permite sentirnos unidos a la Naturaleza entera, a todos los seres, y percibir una misma energía en todo y en todos aunque adaptada a las diversas formas y circunstancias. De este modo es más sencillo entrar en contacto con el propio espíritu, con Dios... y romper las terribles barreras que, según la mente, separan la vida de la muerte. La energía es una y permanente.



Delia Steinberg Guzmán.
Extraído del libro “Filosofía para vivir”. - Editorial NA.

FRASES ESCOGIDAS DE KHALIL GIBRAN



POETA NO ES EL QUE ESCRIBE POESIA,
SINO CUALQUIER PERSONA QUE TENGA
EL CORAZON REPLETO DE ESE ESPIRITU SAGRADO.



SOLO PODEMOS RECIBIR
AQUELLO QUE DAMOS.



NOSOTROS NO GENERAMOS LA LUZ, SOLO SOMOS
LOS RAYOS DE ESE GRAN BRILLO.



LA INTENSIDAD DE LA VIDA
DEPENDE DE CÓMO LA MIRAMOS.

sábado, 10 de mayo de 2008

LA MATRIZ DE LA SALUD

SALUD HOLISTICA

INTRODUCCION

Sobre la medicina, el gran médico y alquimista del Renacimiento, Paracelso afirmaba que: “la medicina es mucho más un Arte que una ciencia. Que para curar había que entender los procesos de la vida, para poderlos manejar. Y que una voluntad poderosa, podía curar donde una voluntad vacilante iba al fracaso. Insistía que el carácter del médico puede obrar en el paciente de un modo más eficaz que todas las drogas empleadas. Porque todo lo que crece en la naturaleza terrestre, puede aportarlo igualmente el poder de la creencia… El poder de la creencia, puede igualmente producir cualquier enfermedad…”

Las nuevas corrientes de investigación científica, reconocen la influencia de la mente y las emociones en los procesos del organismo físico. Ha sido la física cuántica, la que nos ha hecho superar la visión mecánica del mundo, derivada de Descartes y Newton. Demostrando que las partículas no son granos de materia aislada sino más bien que todo está interconectado en un tejido cósmico inseparable que no excluye la conciencia humana.

Al ser el hombre una unidad compuesta de soma, psique y nous, como enseñaban los griegos, o sea de cuerpo, alma y espíritu, éstos se interrelacionan e influyen como consecuencia, unos a otros. Toda enfermedad nos daría un mensaje, sobre algo que falla en nosotros mismos o que no se utiliza correctamente. Aquí, como en todo, es tan malo el exceso como el defecto. Por lo tanto, toda enfermedad es aviso de “algo” que rompe el equilibrio y la armonía de la salud del organismo.

La matriz de la salud

Edward Carpenter condenaba a los teóricos de la medicina de nuestra época, por su tendencia a centrarse exclusivamente sobre la enfermedad. Deberían intentar, más bien, comprender lo que es la salud, exponía. La salud es una armonía que todo lo gobierna. El bienestar nace de una matriz: el acorde entre cuerpo y mente, como reflejo de la armonía interna.

“La salud holística no puede recetarse”, decía un médico. Nace de una actitud; de la aceptación de las incertidumbres de la vida, de la voluntad de responsabilizarse de los propios hábitos, de la manera de percibir y manejar las tensiones, de unas relaciones humanas más satisfactorias, de la sensación de tener un objetivo en la vida.

La salud y la enfermedad no son cosas que nos suceden sin más. Son procesos activos, resultado de una armonía o una discordancia interior, que están profundamente afectados por nuestros estados de conciencia, y por nuestra capacidad o incapacidad de dejarnos fluir al compás de la propia experiencia.

Toda estrategia de salud requiere considerar la flexibilidad como objetivo primario, esto es, la adaptabilidad y capacidad de reaccionar frente a los desafíos periódicos que atentan a la integridad del propio cuerpo-mente. Tal vez deberíamos adoptar aquella estrategia oriental que nos aconseja, “ser como una caña de bambú, que se doble con el viento, en vez de resistirlo, y así consigue sobrevivir”. La inflexible resistencia al cambio, -que periódicamente propone al vida-, en presencia de la enfermedad, puede llegar a destruirnos. Ya que ésta nos habla y nos exige operar en nuestro interior ciertos cambios, para acercarnos un poco más al equilibrio necesario para la salud, en un nuevo nivel de conciencia. Y para ello, hay que realizar previamente ciertos reajustes y transformaciones que pongan al ser en sintonía conjunta. Visto desde esta perspectiva, la auténtica medicina es la que se hace en esos períodos en que no hay perturbación o enfermedad. Y que consistiría en aprender a vivir, a crecer y evolucionar. Afirmaba el Prof. Livraga, recordando a su vez enseñanzas del divino Platón: “La filosofía es al alma, lo que la medicina al cuerpo”. Las dos medicinas necesarias para vivir, cada vez más en consonancia con lo mejor de nosotros mismos. Filosofía o conocimiento, fundamentales para la salud y robustez del alma, y medicina para ayudar al cuerpo a recuperar su correcto funcionamiento. Es curioso que Sócrates, también creía “que no puede curarse el cuerpo, sin tener en cuenta la mente”.

La lección que podemos sacar es la siguiente; por lo que respecta a estrategias de salud, las mejores son las que nos hacen más sabios. Toda intervención en relación con la salud que no aumente nuestra complejidad psicofísica ni nuestra sabiduría interior para afrontar las perturbaciones que la amenacen, pertenece a un orden terapéutico inferior.

En el mundo existe la enfermedad, pero entraña para los seres humanos la misma oferta que cualquier otra perturbación natural; la posibilidad de evolucionar a un nuevo y más elevado nivel de complejidad psicofísica. La enfermedad ha dejado de constituir una tragedia absoluta. Sin ella, jamás se habrían desarrollado los mecanismos de supervivencia de nuestra propia especie, como es la capacidad inmunológica; porque el salto a los nuevos niveles de enriquecimiento interno sólo es posible en base a la superación del desafío que suponen las perturbaciones sufridas.

En este contexto la enfermedad está ligada a la vida y al progreso. La vida tal y como la conocemos, exige la enfermedad; es impensable sin ella. La enfermedad es algo más que un negro presagio de la muerte. Podemos entenderla en adelante como un pronuncio de vida. Son las crisis necesarias para alcanzar un nivel superior de conciencia y perspectiva.

Según los descubrimientos de la física cuántica, teorema de Bell, teoría de Bohm, de Prigonine, todos ellos, en esencia, vienen a decirnos que, a la vista de la conexión increíblemente rica que todo ser humano tiene con el universo, en sentido amplio y con todos los demás seres humanos, tenemos un concepto erróneo de la muerte. Si hay unidad en el universo, la muerte es imposible. Esa riqueza de conexiones convierte en imposible la extinción personal, porque la extinción personal es sólo posible en un universo en el que sea posible el aislamiento personal. Y nosotros no vivimos en semejante universo.

La salud requiere que aprendamos a vivir en armonía con las partes constituyentes de la unidad de la que formamos parte, personal y colectivamente. Y la enfermedad que desarrollemos la capacidad de aprender a integrarnos en un nuevo orden más elevado que el anterior, entendiendo su mensaje de necesario cambio y trasformación, para que sigamos evolucionando.



¿Qué es la salud?

La definición propuesta por la Organización Mundial de la Salud, es la de “Bienestar total, físico, psicológico y espiritual del individuo”. Pero esta noción es demasiado vaga para que resulte verdaderamente útil. No aclara en qué consiste ese bienestar, ni qué papel desempeña en él los aspectos espirituales, físicos y psicológicos de la persona.

Abraham Maslow, creador de la psicología humanista, en sus obras nos expone una interesante definición de salud y enfermedad. Teniendo en cuenta que el hombre es una unidad compuesta de partes diferentes pero interrelacionadas, con sus necesidades específicas de realización que debemos satisfacer para una plena autorrealización. Salud, para el autor, es plena autorrealización, y enfermedad, déficit en este logro.

Según esta constitución compleja del hombre, Maslow establece una pirámide de necesidades a cubrir que son; fisiológicas, de seguridad, afectivas, de conocimiento, autoperfección o autorrealización. Para el autor, las personas enfermas son producto de una cultura enferma, que no les permite la plena realización de sus necesidades, lo que produce desequilibrios en el interior de la persona, que genera neurosis; enfermedad deficitaria ante la carencia que impide la “salud”, la completura. Al ser el hombre algo más que un cuerpo, necesita para su salud, además de vitaminas, etc., desarrollo, conocimiento, belleza… La salud es desarrollo humano en plenitud. La enfermedad; déficit o desequilibrio.

Constatamos, una vez más, la necesidad de una formación integral, que ayude al hombre a conseguir una armonía interior. Que le facilite el conocerse a sí mismo, para desarrollar todos los aspectos de su ser y así utilizar sus potencialidades al máximo. Hace falta, conocerse, atreverse a cambiar, tener una actitud positiva y activa ante los retos de la vida. Desarrollar la voluntad, ejercitándola a diario. Necesitamos objetivos e ideales elevados para luchar en la vida y superarnos. Confianza en nosotros mismos y en los demás, amor por todos los seres, sintiéndonos uno con la Naturaleza. Y en la vida cotidiana, es imprescindible para la salud; orden, limpieza, buenos hábitos de vida y alimentación, momentos de relajación y ocio, organización de nuestros esfuerzos.

Prevenir la enfermedad es tan importante o más que trabajar para vencerla. Y si como decía un viejo texto oriental: “la raíz del mal está en nuestro interior”. La solución también lo estará como consecuencia. Quizás como alguien decía, todo lo que vivimos no son más que las metamorfosis, que debe sufrir “el gusano para convertirse en mariposa”. Todas ellas tan necesarias y positivas como buenas, aunque esto se vea la mayoría de las veces... a lo largo de los ciclos del tiempo. Tengamos Confianza y colaboremos con las transformaciones que se operan en nuestro interior para acercarnos un poco más al Bien. 

 
Mª Dolores Villegas
FRAGMENTOS de LA MATRIZ DE LA SALUD