Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

martes, 26 de agosto de 2014

LA PLENITUD DEL AMOR



"Quien ha llegado a unirse con el principio divino que hay en él, con el Espíritu cósmico o el Alma universal, conoce realmente lo que es la plenitud del Amor.  Puede seguir viviendo esta plenitud en el plano físico, aunque con la condición de mantener la unión con lo alto. Desde ese momento, todo se hace divino, porque tiene el poder de transformar la materia, la purifica, la ilumina.
Aquí abajo, todo es variable, inestable, hay que saberlo, y lo que uno cree que es oro, se convierte rápidamente en plomo. Para que vuestro amor siga siendo de oro, es necesario que contenga elementos divinos.
Los Iniciados que, durante sus meditaciones llegan a elevarse hasta las regiones del amor divino, reciben de estas regiones partículas etéricas de una gran pureza. Y estas partículas descienden hasta el plano físico donde dan de beber a todas las células de su cuerpo. Experimentan una plenitud tan grande, que ya no tienen necesidad de nada: ya no los atormenta ningún deseo físico puesto que es verdaderamente el Cielo quien ha tomado posesión de su alma, de su corazón e incluso de todos los órganos de su cuerpo.
No basta que se eleve para tocar y captar la energía divina; debe ser capaz también de hacerla descender y de recibirla en sí mismo.
Quien está iluminado sabe que no encontrará el amor de Dios si antes no se ha desembarazado de todos los sentimientos y de todas las ideas que no vibran en armonía con esa fuerza cósmica. La energía divina no entra en un receptáculo, en un recipiente que no está preparado para recibirla.
Desde el momento en que entráis en los planos más sutiles, y sobre todo si entráis en las regiones del alma y del espíritu, ya no podréis sentiros solos. Porque el Alma universal, el Espíritu universal están siempre allí, alrededor de vosotros, en vosotros mismos, y en todo momento podéis comunicaros con ellos.
El amor no os aportará la verdadera felicidad hasta que no hayáis llegado a encontrarlo en las regiones del alma y del espíritu.




fragmentos: Omraam Mikhael Aivanhov

No hay comentarios: