Entrada destacada

LA CIVILIZACIÓN COMO ESCUELA...

" La civilización es la escuela en donde el alma aprende las lecciones que le enseña el Logos. Cuando el alma entra en el pr...

viernes, 13 de junio de 2008

GILGAMESH, EL HOMBRE QUE NO PODÍA MORIR



De ahí queda el mito de Gilgamesh como el del Inmortal que va atravesando el tiempo, va atravesando todos los tiempos, todas las humanidades. En las tabletas reza: "Tú que me lees; en el tiempo en que estés, entre todos tus congéneres, entre todos aquellos que estén contigo está siempre Gilgamesh". ¿A qué se refiere? ¿Se refiere a que hay algún hombre que a través de toda la humanidad no ha muerto jamás, y que simplemente se cambia de ropa sin que nos demos cuenta de ello? ¿O tendrá tal vez un sentido más interno? ¿No se referirá a que dentro de nosotros mismos existe, de alguna manera, un Gilgamesh? ¿No existirá en nuestro interior alguien que sueña, que quiere combatir dragones, que quiere atravesar montañas, que quiere saber si es realmente inmortal? Esta es una buena pregunta. Desde el punto de vista filosófico, la última versión es la más aceptable.


Yo creo de alguna manera en la escalera que puede ponernos en contacto con nuestro Gilgamesh interior, para ello hemos de tener sueños, tener afirmaciones y pensamientos suficientemente grandes y poderosos . Decía Unamuno: "Yo sueño con que en esta Tierra nazcan muchos locos, porque he visto cómo dejaron el mundo los cuerdos; sería mejor que viniesen los locos ahora". Locos capaces de hacer surgir de adentro lo que tienen como afirmación.


Dentro de cada uno de nosotros puede surgir esa llama, esa fuerza. Esa fuerza hace cambiar todo el sentido de nuestra vida. Esa fuerza nos permite construir, recrear, unirnos, amar... Es la Fuerza interior, la única fuerza que vale, la única fuerza real y espiritual. Una fuerza que es capaz de luchar por lo que cree, de vibrar por todo aquello que siente, como un arpa eólica que puede colgarse entre las ramas de un árbol y el solo viento la hace sonar.


Fragmentos de una conferencia del Prof. Jorge A. Livraga

2 comentarios:

Odín Vegtamr dijo...

Estoy de acuerdo contigo.Quizas la única verdadera inmortalidad sea esa, la inmortalidad del espíritu humano capaz de llegar a cualquier parte y conseguir cualquier cosa. Me encanta tu blog y pasaré a menudo por aqui.

Fénix dijo...

GRACIAS ODIN.....POR TU VISITA Y TUS PALABRAS. YO TAMBIEN PASARE A VISITARTE....
QUE EL ESPIRITU DE ODIN TE ACOMPAÑE SIEMPRE....GRACIAS
SALUDOS